El consumo de harina en tiempos de coronavirus sube un 196%: "La gente mata el tiempo haciendo bollos"

Amasar
Un joven, amasando.
Unsplash
Nuestra cesta de confinamiento se va endulzando con los días. Después del bum del papel higiénico y las legumbres es su turno. La compra de levadura ha aumentado más de un 200 por ciento, la de harina un 130 por ciento. A falta de terraza para tomar el aperitivo, buena es la versión casera. El resultado es que la compra de vino o cerveza ha aumentado un 32 por ciento. También ha subido un 50 por ciento la compra de palomitas con el confinamiento. Y un 54 por ciento la de chocolates. Solo el temor a la báscula hace que no se nos vaya más de las manos

Si algo nos ha concedido la cuarentena por el coronavirus es tiempo. Los ciudadanos ya llevan semanas confinados, tratando de ocupar el tiempo que antes dedicaban a actividades de ocio. Ahora, parece ser que la parte más creativa está floreciendo, pero sin duda el pasatiempo estrella está siendo la repostería. 

Si bien la primera semana de confinamiento el producto más demandado fue el papel higiénico y el alcohol, tres semanas después de que se decretara el estado de alarma, el pánico y la ansiedad han sido sustituidos por el ocio y la aceptación de los ciudadanos, que se han apresurado a los supermercados a comprar harina y levadura, agotada ya en muchos establecimientos.

Según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el consumo de harina en la última semana ha incrementado un 196%, una cifra que refleja claramente el nuevo hobbie favorito de los españoles.

Ahora, es común ver en redes sociales imágenes de magdalenas, bizcochos, galletas e incluso pan, por parte de quienes se están animando a seguir las recetas que también abundan en Internet.

Repostería, ocio y actividad en familia

“Los españoles reparten su ocio y entretenimiento en el hogar durante la semana, de tal modo que evitamos caer en el confinamiento social, reduciendo la cuarentena a algo físico, pero sin desprendernos de nuestro ADN social", asegura a 20minutos Esther Rivera, Horeca Leader de Nielsen

La obligación de estar confinados ha provocado que los ciudadanos centren su tiempo en tres grandes tendencias de consumo: la repostería en casa, el consumo en streaming y las quedadas virtuales. "Destaca la repostería en casa, con ventas con crecimientos a triple dígito en productos como levadura o papel horno, ya que tenemos que hacer nuestro tiempo en casa confinados más agradable y es una actividad que se puede hacer en familia, incluso con los pequeños”, indica Rivera.

El pasatiempo estrella de la cuarentena

Los psicólogos también apuntan a que este fenómeno se debe a la necesidad de mantener el tiempo ocupado, ahora que están en casa todo el día, y atribuyen estos datos al hecho de que la ciudadanía está empezando a aceptar la cuarentena, de una forma menos alarmante que cuando empezó.

Otros expertos señalan que incluso puede servir como terapia, pues aseguran que cocinar y amasar provoca una sensación de tranquilidad y relajación, necesaria en estos días de incertidumbre. 

"Yo creo que hay una cosa que parece que denota, y es que la gente ha pasado de esa especie de alarma de comprar provisiones 'de supervivencia' y ahora se están normalizando los hábitos", asegura la psicóloga María Paz-Vera a 20minutos, añadiendo que ahora, "la gente quiere matar el tiempo haciendo cosas, como cocinar bollos".

Ya sea por aceptación o por evasión psicológica, la cuarentena está sacando el lado repostero de los ciudadanos, que han tenido que buscar otros pasatiempos más caseros que los que estaban acostumbrados antes de que se originara la crisis del coronavirus.

Las fases de los consumidores durante la crisis, según Nielsen

En un artículo publicado en la página web de Nielsen titulado 'Los seis comportamientos del consumidor ante el Covid-19', Patricia Daimiel, Directora de Nielsen en España y Portugal analiza los diferentes estados por los que podría pasar una persona durante la crisis.

    ESTADO  1. COMPRA SALUDABLE PROACTIVA

La primera fase fue la de la "cesta de búnker", dominada por el miedo y la incertidumbre que lanzó a los ciudadanos a comprar productos de alimentación de ciclo de vida largo y de limpieza e higiene personal. 

"Un claro ejemplo de acción reacción", asegura Daimiel en un artículo en su página web de Nielsen, en el que añade que en esa fase "compramos productos vinculados a salud de manera proactiva que nos ayuden a sentirnos bien y seguros de nuestro estado de salud".

     ESTADO 2. GESTIÓN REACTIVA DE LA SALUD

En el segundo episodio, que coincide con la primera muerte por coronavirus en España, la preocupación aumentó considerablemente, "lo que se traduce en comprar desinfectantes, alcoholes y productos más específicos para gestionar la situación a la que nos enfrentamos", afirma la directora de Nielsen.

     ESTADO 3. PREPARACIÓN DE LA DESPENSA

"Ya en un tercer estadio empezamos a abastecer la despensa, haciendo compras algo más grandes", cuenta Daimiel. Y es que el miedo al desabastecimiento -ligado a al aumento de transmisiones y muertes por coronavirus- seguía muy presente entre los consumidores, que dejaban imágenes de carros de la compra a rebosar y estanterías vacías en los supermercados. 

   ESTADO 4. PREPARACIÓN DE LA VIDA EN CUARENTENA

En esta fase en la que se empezaban a establecer las primeras medidas de emergencia y los casos iban en aumento, los consumidores realizaron más visitas al supermercado.

Es entonces cuando la "cesta búnker" fue sustituida por la "cesta de confinamiento, que puede fácilmente doblar el tamaño de la compra habitual", explica Daimiel.

     ESTADO 5. VIDA RESTRINGIDA

El penúltimo episodio se reflejaba en plena propagación del virus en el país, que ya estaba recluido en sus casas tras el decreto de alarma. "Un cocooning forzado que traerá cambios en la cesta de la compra, con restricciones de gasto, en tanto los consumidores van a poner en marcha un modo de consumo más ahorrador y racional", cuenta Patricia Daimiel, asegurando que este fenómeno tiene mucho que ver con la evolución del desempleo con la sucesión de ERTEs. 

    ESTADO 6. PREPARACIÓN DE LA VIDA EN CUARENTENA

La última fase está caracterizada por la vuelta a la normalidad y a la tranquilidad. Aunque la población sigue preocupada por la evolución de la pandemia, la cuarentena ya es global y muchos tratan de hacer el día a día más llevadero comprando productos.

Fases del comportamiento en los consumidores durante la crisis del coronavirus.
Fases del comportamiento en los consumidores durante la crisis del coronavirus.
Henar de Pedro
Mostrar comentarios

Códigos Descuento