Educación elabora un manual de instrucciones para finalizar este curso y planificar el próximo

La consejera de Educación, Carmen Suárez, ha señalado este lunes que su departamento elabora un manual de instrucciones para finalizar este curso escolar y planificar el próximo. Así lo ha apuntado durante su comparecencia por videoconferencia en el grupo de trabajo de la Junta General sobre la evaluación de la crisis sanitaria del nuevo coronavirus, Covid-19.

Según ha explicado a los grupos parlamentarios, este manual pretende afianzar lo aprendido hasta el 13 de marzo, fecha en la que se paralizaron las clases presenciales en el Principado, así como fijar las competencias clave a implementar, priorizando contenidos.

En el caso concreto de 2º de Bachillerato, la consejera ha afirmado que "se contempla incrementar contenido", teniendo en cuenta que no vaya "en perjuicio del alumnado". Así, incide en que se trata de uno de los cursos prioritarios por su singular importancia para el consiguiente acceso a la universidad.

Del mismo modo, Educación trabaja para garantizar la planificación del próximo curso y asegurar por vía telemática o telefónicamente el proceso de escolarización para las diversas etapas.

En cuanto al acceso a nuevas tecnologías de las familias durante el confinamiento, la consejera ha reconocido que no todo el mundo tiene ordenador o conexión a Internet en casa, por lo que desde la Consejería se están buscando fórmulas para poder llegar al máximo posible de alumnos.

En concreto, desde Educación estiman en unas 6.000 conexiones las líneas necesarias, de las que unas 3.000 están en la zona rural y tendrá especial consideración. "Hay una parte importante que se va a poder cubrir", ha dicho, avanzando que se fijarán criterios de prioridad con especial atención al alumnado de 2º Bachillerato, seguidos de FP, 1º de Bachillerato, 4º de la ESO y 6º de Primaria.

En una o dos semanas se pretende iniciar el préstamo de equipos y avanzar en las fórmulas de conexión, ha comentado la consejera. "Todo no lo vamos a poder cubrir, pero vamos a intentar llegar al máximo", ha asegurado la consejera, añadiendo que "donde no se pueda llegar con la digitalización se tendrá que llegar con el papel".

Carmen Suárez ha incidido en que la vuelta a clase "no depende de la Consejería" sino de la evolución de la pandemia y de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Asimismo, ha remarcado que "nadie afirma que habrá un aprobado general". "No se va a actuar contra la normativa vigente", ha dicho, asegurando que se van a garantizar "los procesos de evaluación".

Además, ha recordado que Asturias como la mayoría de las comunidades autónomas ha optado por aplazar las oposiciones docentes a 2021. Respecto a la evaluación docente, prevista para mayo, la consejera indica que habrá que aplazarla y ver qué procedimientos se puede emplear para tratar de agilizarla.

Con todo, Suárez ha querido reiterar un mensaje de "tranquilidad" y ha comprometido el diálogo constante con las familias, así como con los centros y los representantes sindicales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento