Cinco estrategias que han funcionado en países que han frenado el coronavirus

Miembros de la Cruz Roja de Corea del Sur preparan paquetes con alimentos y otros bienes de emergencia para vecindarios con necesidades debido a la crisis del coronavirus COVID-19.
Miembros de la Cruz Roja de Corea del Sur preparan paquetes con alimentos.
JEON HEON-KYUN / EFE

El coronavirus es una pandemia y como tal, está afectando o lo hará a todos los países del mundo. Sin embargo, las respuestas de los países está siendo diferente en cada caso. Por ello, unos están teniendo verdaderos problemas para controlar la enfermedad y otros están teniendo éxito. Tolbert Nyeswah, profesor de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins (EE UU) cuenta a la BBC cuáles son las cinco principales estrategias que han llevado al éxito a estos países.

Pruebas y más pruebas

La OMS ha insistido en que la detección temprana es un factor fundamental para contener la pandemoa. "No se pueden tomar acciones ni conocer el impacto real del virus si no sabemos a cuántas personas ha afectado", dice Nyenswah.

Otra experta, Krys Johnson, profesora de Epidemiología en la Universidad de Temple (EE UU), cree que el número de pruebas es precisamente el factor que ha marcado la diferencia entre unos países y otros.

"Corea del Sur ha estado testando a 10.000 personas al día, lo que significa que en dos días evalúan a más personas que EE UU en un mes", dice Johnson.

El problema es que otros países sólo hacen pruebas a los pacientes más graves. Eso falsea la estadística y propicia que gente con síntomas leves propague el virus.

Aislar a los contagiados

Según Krys Johnson, esta medida permite evitar que se propague el virus y abre la posibilidad para detectar posibles contagios de gente sin síntomas. "Corea del Sur y China han realizado excelentes trabajos en el rastreo, pruebas y contención entre sus ciudadanos", dice.

El gobierno chino ha sido "hipervigilante" en la detección de nuevos casos potenciales, que podría ser la causa detrás de la caída de contagios.

"A las personas que tienen fiebre las envían a 'clínicas de fiebre' y las analizan para detectar si tenían gripe o Covid-19. Cuando dan positivo para Covid-19, las aíslan en lo que han llamado 'hoteles de cuarentena' para evitar que infecten a sus familias", explica.

En Taiwán, Singapur y Hong Kong, se impuso el confinamiento domiciliario con multas elevadas para los que lo violaran.

Además, según Nyenswah, el rastreo de potenciales contagios ha sido fundamental en su estrategia. 

Taiwán y Singapur han localizado a personas que estuvieron en contato con enfermos, llegando a hacer entrevistas personales, revisar cámaras de seguridad, registros de transporte y hoteles y exámenes a todos los contactos.

Preparación y reacción rápida

Nyenswah, que luchó contra el ébola en África, es básico para la contención reaccionar rápidamente antes de que los contagios se diseminen.

"Países como Taiwán y Singapur mostraron que la acción rápida para la detección y el aislamiento de nuevos casos puede ser decisivo para contener la propagación", dice.

Y es que Taiwán creó en 2003 un comando central para el control de epidemias, que según The Journal of the American Medican Association, fue clave en la contención del virus en este país. Este organismo fue creado tras la crisis del SARS y desde entonces ha llevado a cabo varias investigaciones.

"En Europa y Estados Unidos hemos visto que no sólo faltaba preparación, sino que se ha reaccionado tarde", dice Nyenswah. 

A mediados de enero, Taiwán hacía exámenes a todos los pasajeros proecedentes de Wuhan. Hong Kong, desde el 3 de enero, tenía estaciones de detección de temperatura en sus puertos de entrada e impuso cuarentenas de 14 días para los turistas. 

Distanciamiento social

Según Nyenswah, cuando se detectan los primeros contagios, la contención debe ser sustituida por medidas como el distanciamiento social.

"Una vez que ya tienes la enfermedad en tu país, ya no valen las medidas de contención. Tienes que empezar a dar los pasos correctos o pierdes la posibilidad de detener el brote", dice.

La rapidez en poner en práctica normas de distanciamiento social por parte de países como Taiwán o Hong Kong fue fundamental para reducir los contagios.

En enero, Hong Kong ya dio instrucciones a sus ciudadanos para que teletrabajaran. Cerraron escuelas y cancelaron eventos. 

Singapur, en cambio, no cerró escuelas, pero sometió diariamente a pruebas y controles de temperatura a los estudiantes y personal académico.

Promover medidas de higiene

El lavado de manos y la higiene ha sido uno de los factores más importantes para contener el virus. "Muchos países asiáticos aprendieron con la experiencia del SARS en 2003 y son naciones donde existe una conciencia de practicar medidas de higiene no solo para no enfermarse sino para no contagiar a los demás, lo que es fundamental en estos casos", dice Nyenswah.

En Singapur, Hong Kong o Taiwán hay estaciones con gel antibacteriano por las calles, y el uso de mascarillas está extendido incluso desde antes de la pandemia.

"Es un factor que se suele pasar por alto en medio de medidas drásticas que se están tomando, pero creo que estas medidas a nivel ciudadano, como lavarse las manos demostraron y siguen demostrando estar entre las más efectivas", afirma Nyenswah.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento