El Departamento de Ciudadanía interviene tres residencias privadas para gestionar la atención a mayores

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón ha intervenido, a lo largo de esta semana, tres de las cinco residencias de ancianos que ya estaban trabajando bajo control del Departamento de Sanidad. Se trata de los centros privados Los Olivos (Huesca), la residencia de Épila (Zaragoza) y el Asilo San José (en Teruel).

Según ha explicado en rueda de prensa la consejera de Ciudadanía y Derecho Sociales del Ejecutivo autonómico, Mariví Broto, la decisión implica que un profesional del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) asuma la dirección del centro y se adopta "para apoyar a estos centros y seguir mejorando la atención asistencial que ofrecen a sus usuarios".

"La implicación de los servicios sociales, de la intervención y de la ayuda debe ser una luz en medio de la oscuridad que nos rodea en estos momentos. Los servicios sociales siempre han sido importantes en nuestra sociedad; ahora son vitales e imprescindibles", ha sostenido.

El Departamento no descarta llevar a cabo más intervenciones si se considera necesario para garantizar la atención a los residentes de la mejor manera posible.

NUEVO CENTRO EN CASETAS

Además, Broto ha anunciado la entrada en funcionamiento, desde este sábado 4 de abril, de un nuevo centro intermedio en Casetas, que tiene capacidad para atender a 128 personas, y que se unirá a los ya puestos en marcha en Yéqueda (Huesca), con 46 plazas de las que hay ocupadas 41; Miralbueno (Zaragoza), con capacidad para 47 personas y una ocupación de 45 plazas; y Alfambra (Teruel), que cuenta con 62 plazas de las hay actualmente 13 ocupadas.

A este respecto, el secretario general Técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, ha recordado que se trata de espacios para usuarios de residencias, que den positivo por COVID-19, pero que no requieran ingreso hospitalario.

"Está previsto que hoy mismo lleguen a Caseta los primeros usuarios y que eso permita aliviar también la situación de algunas residencias que en estos momentos tienen más presión". Además, este área del Ejecutivo cuenta con otro centro ya preparado en Gea de Albarracín (Teruel), que entrará en funcionamiento "cuando sea necesario", ya que, por el momento, hay plazas libres en el centro de Alfambra.

TRABAJADORES Y MATERIAL

Ante la necesidad de trabajadores para estos nuevos dispositivos y para las residencias de mayores donde hay profesionales afectados, el director gerente del IASS, Joaquin Santos, ha recodado que hace diez días se puso en marcha una bolsa de empleo para atender esta situación de emergencia. El servicio ha recibido alrededor de 3.000 currículums, de los cuales se han enviado 987 a los diferentes centros para que pudieran hacer contrataciones de forma inmediata.

Respecto al material, hasta el momento se han realizado tres envíos a todos los centros residenciales, y aquellos que tienen contagios han recibido refuerzos. En total, se han administrado 125.000 mascarillas FFP1 y 3.000 FFP2, 900 pantallas faciales, 2.500 batas, 150.000 guantes y 1.700 litros de hidrogel.

Está previsto que este fin de semana se puedan realizar nuevos envíos y también se ha remitido material a las comarcas que atienden a personas que han dado positivo.

3.500 PERSONAS RECIBEN AYUDA A DOMICILIO

Además de la situación de las residencias, Santos ha recordado la reestructuración llevada a cabo por el IASS al inicio de la pandemia para evitar la soledad de los mayores y paliar la vulnerabilidad que esta situación podía acrecentar.

En esta línea, ha indicado que, actualmente -sin contar con los datos de la ciudad de Zaragoza- 3.500 personas en la comunidad continúan recibiendo ayuda a domicilio y que las comarcas, a través del apoyo económico del IASS para el Fondo Social Comarcal y la financiación a programas específicos, han puesto en marcha de diferentes programas de emergencia para atender las nuevas circunstancias.

Esto, según Santos "prestar una atención personalizada que puede abarcar, desde hacer la compra de alimentos y medicamentos a los mayores, hasta trasladarlos a los centros de salud para recibir tratamiento".

Además, el director gerente ha indicado que el IASS ya tomó la decisión, el pasado 18 de marzo, de renovar de forma automática el cobro de las prestaciones sociales vigentes sin que los ciudadanos tengan que realizar ningún trámite -como el IAI, las ayudas de integración familiar o las pensiones no contributivas- una medida que afecta a 30.000 aragoneses.

Santos ha anunciado también la puesta en marcha de un teléfono de atención psicológica para los trabajadores del ámbito social en Aragón, con el objetivo de ayudar a paliar su carga emocional. La consejera ha puesto en valor el trabajo de estos profesionales y de los servicios sociales que ha calificado como "esenciales".

"Hoy, ante esta pandemia, la sociedad nos necesita más que nunca. La dura realidad de la enfermedad, del confinamiento y la soledad que implica la gestión del miedo y la inseguridad hacen que los servicios sociales sean más necesarios que nunca. Todos somos vulnerables", ha concluido Broto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento