Por qué el Gobierno pedirá el uso a la población de mascarillas cuando ha defendido que no era necesario

Pedro Sánchez y Salvador Illa, con mascarillas este viernes.
Pedro Sánchez y Salvador Illa, con mascarillas este viernes.
EFE
Pedro Sánchez y Salvador Illa, con mascarillas este viernes
EFE

Sábado 29 de febrero. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, es invitado en el programa La Sexta Noche. "No es necesario el uso de mascarillas en la calle", afirma. Este viernes, algo más de un mes después, el propio Illa revela en rueda de prensa que muy probablemente, el Gobierno recomiende a los ciudadanos usar mascarillas contra el coronavirus. ¿Qué ha cambiado?

Ya antes, el 25 de febrero, el Gobierno había dicho que las mascarillas no eran útiles contra el Covid-19. Admitía Salvador Illa que había desabastecimiento de estas protecciones en España, pero que "no hacían falta".

Esta idea contrastaba con las imágenes procedentes de países asiáticos como China, Japón, y Corea del Sur, donde si ya de por sí las mascarillas son un producto habitual, con la epidemia se multiplicó su uso. Incluso en Italia, país europeo que primero empezó a sufrir los efectos de la pandemia, era habitual ver a los ciudadanos con ellas por la calle. El Gobierno, en cambio, insinuaba que su uso generaba más alarma social que protección.

En una fecha mucho más cercana, el pasado 11 de marzo, el Gobierno difundió una guía de buenas prácticas para el sector turístico, a través del Ministerio de Trabajo, en la que especificaba que "el personal de servicio no deberá usar mascarilla ni guantes desechables de forma habitual".

Días después, otra guía de buenas prácticas, en esta ocasión para el comercio, también pasaba de largo sobre el uso de la mascarilla por parte de los empleados y de los clientes.

Cambio de discurso

Ahora, en lo alto de la ola de contagios y muertes (o cerca de ese máximo), el Gobierno cambia de discurso. 

Este viernes, Salvador Illa y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, portaron sendas mascarillas en su visita a la fábrica de material sanitario Hersill.

"El presidente y yo hemos cumplido con el protocolo establecido, si bien, aunque no puedo confirmar nada, esta es una de las medidas que vamos a recomendar", dijo luego Illa al ser preguntado por este hecho.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, admitía que debíamos aprender de culturas como la japonesa, cuyo Gobierno, ante brotes de gripe, pide a los enfermos que usen mascarilla.

Los posibles motivos del cambio

Este cambio de estrategia puede estar basado en diferentes motivos. Por ejemplo, este viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS), y en concreto David Heymann, investigador que forma parte un panel de expertos que asesora al organismo, reveló que un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) podría conducir a un cambio en los consejos que hasta ahora emite la OMS sobre quién debe utilizar mascarilla.

Según la investigación, las secreciones respiratorias emitidas por una persona mediante la tos o el estornudo podrían recorrer en el aire distancias mucho más amplias de lo que se creía hasta ahora.

Esta investigación, llevada a cabo en laboratorio, ha demostrado que la tos puede proyectar líquido a una distancia de hasta 6 metros y que los estornudos, que implican velocidades mucho más altas, pueden alcanzar hasta 8 metros de distancia.

Asimismo, "las gotas que se asientan a lo largo de la trayectoria pueden contaminar las superficies, mientras que el resto permanecen atrapadas y agrupadas en la nube en movimiento", agrega dicho informe.

Otro cambio de escenario es que ya ha comenzado el reparto de material sanitario, como mascarillas y otros productos, a las Comunidades Autónomas. Es decir, que el desabastecimiento se ha mitigiado ya en cierta manera.

Este aumento de las existencias daría pie al Gobierno a mostrarse más proclive a recomendar el uso de esta protección.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento