Tres tartas para invertir tiempo en la cocina (y disfrutar de un desayuno perfecto de fin de semana)

La tarta de queso es una de las favoritas en la mesa.
La tarta de queso es una de las favoritas en la mesa.
Unsplash

Si hace unas semanas, el desabastecimiento de papel higiénico protagonizaba memes y debates en redes sociales, parece que, en los últimos días, hay dos nuevos productos que han sido capaces de enloquecer al consumidor: la harina y la levadura. No hay que ser un lince para darse cuenta de que los culpables de que apenas haya paquetes en las estanterías de los supermercados son los postres que tan buenos ratos nos están haciendo pasar entre fogones. Y es que, ¿quién puede resistirse al olor de unas galletas recién hechas o a un carrot cake con su buena dosis de frosting?

Por ello, te proponemos tres recetas para que hagas tus pinitos en la cocina y sorprendas a tu propio estómago y al de las personas con las que compartes confinamiento. Si eres de los afortunados que cuentas con un poquito de harina y levadura en tu despensa, te proponemos una elaboración que siempre triunfa. Pero ya sabes que no solo de estos ingredientes vive la repostería, así que también te ofrecemos dos recetas en las que no necesitas echar mano ni de harina ni de levadura para ser un auténtico maestro repostero.

Tres recetas para triunfar y darse un capricho

  • 1
    Bizcocho clásico.

    Bizcocho clásico

    El recipiente del yogur servirá como medida para el resto de ingredientes: 1 yogur natural o de sabor limón. una medida de aceite de girasol, dos medidas de azúcar, tres medidas de harina de repostería, tres huevos, medio sobre de levadura y ralladura de limón.
    En un bol poner el yogur, los tres huevos, el aceite y el azúcar y batir. En otro recipiente, mezclar la harina con la levadura hasta que se integre. Será entonces cuando esta mezcla se incorpore poco a poco a la primera, hasta que se forme una masa mientras se bate. Añadir una ralladura de limón. Precalentar el horno a 180ºC y mientras, untar con un poco de mantequilla el molde y verter la mezcla. Hornear durante 35 minutos. Para que esta receta clásica sorprenda en la mesa, podemos optar por hacerla en un molde de silicona con forma de rosa.
Un molde para darle un toque diferente a la receta tradicional.
Un molde para darle un toque diferente a la receta tradicional.
Amazon
  • 2
    La tarta de queso es una de las favoritas en la mesa.

    Tarta de queso al horno

    Ingredientes: 300 gramos de galletas de avena, 120 gramos de mantequilla, 800 ml de nata para postre, 800 gramos de queso crema (fundamental que no sea 'light'), 250 gramos de queso fresco, 300 gramos de azúcar y 8 huevos grandes.
    Elaboración. Para realizar la base de galleta, se trituran y se mezclan con mantequilla derretida. Esta mezcla se extiende sobre el molde. A continuación, batir los huevos, la nata, el azúcar y los quesos hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos. Esta mezcla se verte en el recipiente y, tras haber precalentado el horno a 180º con calor arriba y abajo, se introduce y se deja hornear durante 40 minutos. La textura debe ser tipo flan y, cuando se haya templado, puedes añadirle mermeladas caseras u otros 'toppings'.
El molde debe ser desmontable para que la tarta quede perfecta.
El molde debe ser desmontable para que la tarta quede perfecta.
Amazon
  • 3
    PanaCotaCake

    Panna Cotta Cake

    Ingredientes: 400 ml. de nata para montar, 200 ml. de leche entera; 70 gramos de azúcar blanco; seis hojas de gelatina; una vaina abierta de vainilla; 200 gramos de galletas tipo Oreo y 50 gramos de mantequilla.
    Elaboración. En un cazo, calentar la nata, la leche, el azúcar y la vainilla a fuego medio, para infusionar la mezcla y conseguir una textura suave y homogénea. Subir el fuego y, justo antes de que rompa a hervir, retirar del fuego y añadir las hojas de gelatina (previamente hidratadas en agua caliente y escurridas). Remover con ayuda de una espátula hasta asegurar que no hay grumos. Dejar enfriar a temperatura ambiente. Mientras cuaja, picar las galletas hasta que, prácticamente, sean polvo, mezclar con la mantequilla previamente derretida y, cuando formen una pasta untuosa, colocar en el fondo del molde cuadrado desmontable. Ya solo queda verter la panna cotta y esperar que adquiera la textura de flan antes de desmoldar... ¡y disfrutar!
El molde ideal para esta tarde es el rectangular.
El molde ideal para esta tarde es el rectangular.
Amazon

En 20Minutos buscamos las mejores ofertas de Amazon y otras tiendas. Los precios y disponibilidad pueden variar tras la publicación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento