El PP alterna el apoyo con duras críticas a Sánchez: "No apoyamos el giro de 180 grados hacia las tesis de Podemos"

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, asiste al pleno extraordinario por el coronavirus que se celebra en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado.
Mariscal / EFE

Pablo Casado lo tiene claro. "Esto no es un trágala", dijo el presidente del PP ante la deriva del Gobierno en los últimos días, y a cuenta de los dos decretos económicos aprobados por el Ejecutivo. En ese contexto, los populares alternan el respaldo a las medidas de Pedro Sánchez con duras críticas por la manera en la que está gestionando tanto la crisis del coronavirus como los contactos con ellos, la oposición.

"Lealtad sí, pleitesía y ley del silencio, no", comentan a 20minutos fuentes de la dirección popular. "Hemos mantenido desde el inicio de la crisis un apoyo incuestionable al Gobierno por responsabilidad, lealtad al país y sentido de Estado, añaden, antes de reiterar que no apoyarán los últimos decretos "si no son modificados". Y el enfado en Génova se debe sobre todo a una cosa: "Hay una falta de lealtad por parte del Gobierno, no nos llama, nos enteramos de las medidas por los medios de comunicación".

Pablo Casado ha insistido estas fechas en comparar el papel de los suyos con el de los "socios de Sánchez". Quizá la mayor preocupación del PP está en la economía. "El Gobierno pretende hibernar la economía y con sus medidas puede congelarla años", añaden. Así, la crítica de los populares es clara: "No apoyamos el giro de 180 grados de Sánchez hacia las tesis de Podemos, que amenaza con expropiar la propiedad privada y reconoce que aprovecha la pandemia para modificar leyes laborales que han creado millones de empleos". La oposición pide "menos ideología y más eficacia".

"¿Qué sentido tiene dar ayudas con una mano para quitárselas en impuestos con la otra? Hace falta que la liquidez llegue a los autónomos y las empresas de forma efectiva", se preguntan en Génova. El Partido Popular se mantiene como un partido, reiteran, de Estado, pero no son ajenos a los fallos que está cometiendo según ellos Pedro Sánchez. "No está siendo leal con la oposición, las autonomías y los agentes sociales. Ha roto el diálogo social", recalcan.

Casado, al inicio de la crisis, lanzó el mensaje de respaldo a las actuaciones del Gobierno, y empezó con un tono pausado en sus comparecencias. También fue propositivo. El 9 de marzo, el PP puso sobre la mesa un plan de choque para la economía y de hecho ahora sigue insistiendo en ese plan, ante el que el Gobierno ha hecho oídos sordos. Con el paso de las semanas, el líder popular ha ido endureciendo su discurso.

Al respaldo a las medidas "por sentido de Estado", Casado ha unido una estrategia propia. Con su equipo económico, el líder de la oposición sigue trabajando en su plan de choque, y mantiene reuniones con todos los sectores casi a diario. Patronal, sindicatos o líderes internacionales ya saben cuáles son las propuestas del PP. En Génova no se fían de Sánchez, incluso a pesar del respaldo que le han dado en el Congreso estas semanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento