¿Es útil comprar juguetes educativos a mi hijo?

Misma situación que con la ropa de niños. Tienden a cansarse rápidamente de los juguetes, por lo que lo mejor es no invertir demasiado. Es especialmente útil cuando son más pequeños.
 Tienden a cansarse rápidamente de los juguetes, por lo que lo mejor es no invertir demasiado.
Pixabay/cherylholt

El juego es una forma de aprender. De hecho, aunque parezca una actividad propiamente humana, lo cierto es que no somos la única especie que practica el juego. Animales como los delfines se divierten cuando son crías haciendo burbujas.

Dentro del juego y su capacidad para ayudarnos a comprender el mundo y aprender a base del ‘ensayo-error’, los juguetes ayudan a completar esa experiencia.

Por eso, los juguetes han adquirido una funcionalidad educativa. No todos, pero sí hay muchas opciones para encontrar alternativas instructivas o didácticas en las jugueterías. Pero, para que el juguete cumpla con su misión es fundamental que, antes de compra observemos lo que el niño necesita. Él irá explorando y mostrándonos qué despierta su interés. Dejemos que hable a través de sus juegos y proporcionémosle lo que necesite para seguir investigando y aprendiendo. Si le ofrecemos demasiadas cosas antes de tiempo, estaremos tirando el dinero. 

Familia haciendo un rompecabezas
Familia haciendo un rompecabezas
Freepik

Llegará una edad en la que los puzles y rompecabezas llamen su atención. Es cierto que este tipo de pasatiempo tiene muchas ventajas sobre pequeños y mayores, pero forzar a un niño a entretenerse con puzles antes de que él lo demande solo nos ayudará a acabar perdiendo piezas.

Si embargo, si tu hijo ya ha mostrado que empieza a dominar la motricidad fina, que es capaz de estar sentado un rato y se entretiene tratando de encajar cosas o juguetes uno dentro de otro, ha llegado el momento de iniciarle en el mundo de los puzles y conseguir que empiece a desarrollar la concentración, mejore la psicomotricidad, la concentración y al autocontrol. Además, si lo convertís en una actividad familiar mejorará la relación entre todos.

Si por el contrario, el pequeño se entretiene cantando y bailando o se queda embobado cada vez que suena la radio, resulta muy difícil tratar de hacer que se centre un puzle. En esta ocasión sería más práctico despertar el interés musical del pequeño por algún instrumento y, ahí, también nos pueden ayudar los juguetes.

Para niños algo más mayores que imitan todos nuestros comportamientos un juego educativo útil podría ser cualquiera que le permitiera hacer lo mismo que sus padres pero evitando los riesgos que conllevan actividades como, por ejemplo, cocinar o trabajar con herramientas. Tareas habituales en casa.

También a estos pequeños imitadores les puede resultar interesante un disfraz. No de un superhéroe, pero sí de policía, científico, médico… No se trata de juguetes educativos al uso, pero acompañándoles y poniéndoles en contexto podemos conseguir que aumente su interés por determinados campos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento