El Rey y su hermano
El Rey y su hermano, durante un paseo en una barca alquilada en 1955, en la Albufera de Valencia. (FOTO: venezuelacantaclaro.blogspot ) venezuelacantaclaro.blogspot.com

El escritor y militar español en la reserva Amadeo Martínez Inglés envió el pasado 8 de septiembre un informe (PDF) al Fiscal General del Estado de Portugal (Procurador-Geral da República), con el propósito de que la Justicia portuguesa iniciara los trámites para investigar la muerte del hermano pequeño del Rey de España.

Los hechos que el militar pretende que se investiguen ocurrieron el 29 de marzo de 1956, cuando el infante Alfonso de Borbón y su hermano Juan Carlos disfrutaban de unos días de descanso en la residencia familiar de Estoril (Portugal).

Alfonso, que tenía 14 años, falleció tras recibir un disparo en la cabeza, efectuado con la pistola que portaba Juan Carlos, que en esos momentos tenía 18 años.

El militar asegura que la Justicia ha abierto el caso pero que ha sido rápidamente cerrado por presiones desde España

Los hechos nunca fueron denunciados ni por la Justicia portuguesa ni por la española, según explica Martínez Inglés, que pretende que la Fiscalía portuguesa investigue sobre lo sucedido 52 años después.

Tras el requerimiento hecho a la Justicia lusa para que abriera una investigación, Martínez Inglés recibió el 3 de octubre un acuso de recibo de la Procuradoria General de la República (la Fiscalía) donde se le informaba de que "el caso va a ser analizado", un formulismo que no significa que la denuncia haya sido admitida a trámite realmente, tal y como han explicado a 20minutos.es en la embajada portuguesa.

Otras fuentes judiciales consultadas por este periódico aseguran que el magistrado español encargado de realizar el enlace con la Justicia portuguesa no ha recibido ninguna notificación sobre este caso.

El militar español insiste, sin embargo, en que tiene constancia de que se ha iniciado el proceso judicial, pero "prácticamente de manera automática se ha cerrado, probablemente por presiones ejercidas desde España", según ha asegurado a 20minutos.es.

Martínez Inglés reconoce que "es difícil que el caso prosperara", pero que se siente con la necesidad de intentarlo, por lo menos para que quede constancia judicial.

El infante Juan Carlos no prestó declaración tras la muerte de su hermano y la pistola fue arrojada al mar

Su argumento es que la tesis que ha elaborado (PDF) está basada en una serie de circunstancias  (indicios racionales) como que don Juan Carlos era en aquel momento experto en toda clase de armas y conocía perfectamente la pistola con la que se produjo la muerte.

En su estudio asegura varias cuestiones más: que el proyectil realizó una anómala trayectoria, que la pistola fue lanzada al mar poco después "por el padre del homicida", que Juan Carlos "no prestó declaración ni ante la Policía ni ante ningún juez" y que el entonces infante y ahora Rey de España "abandonó Estoril inmediatamente".

En su opinión todos estos condicionantes descartan la tesis mantenida hasta ahora de que fue un accidente fortuito. El militar Amadeo Martínez Inglés entiende que el caso se debería estudiar y juzgar como un "homicidio imprudente o asesinato premeditado".

Por su parte, fuentes de la Casa del Rey explicaron a 20minutos.es que "no tenemos conocimiento" de que este militar haya intentado iniciar este trámite judicial, ni del resultado obtenido.