Los españoles, más preocupados por la economía que por la salud durante la crisis del coronavirus

Un hombre cubierto con una mascarilla coge productos de las estanterías de un supermercado de Madrid
Un hombre cubierto con una mascarilla coge productos de las estanterías de un supermercado de Madrid
Eduardo Parra - Europa Press

El desasosiego ocasionado por la pandemia de coronavirus entre los españoles constituye una realidad imposible de negar, después de más de dos semanas confinados y con un número de contagiados y fallecidos que crece de manera incesante. Sin embargo, su mayor preocupación no obedece a la salud y el riesgo de enfermar, sino a la situación económica que el brote dejará en el país

Se trata de uno de los resultados del 'Barómetro Covid-19', elaborado por la consultora Kantar, que ha llevado a cabo un análisis a nivel global con encuestas realizadas entre el 14 y el 23 de marzo a cerca de 28.000 consumidores en medio centenar de países, para pulsar su comportamiento en la actual crisis sanitaria.

En el estudio, un 77% de los participantes españoles declaró sentirse "bastante o muy preocupado" por la economía, frente al 59% que dijo estarlo por enfermar. Este porcentaje se reduce al 25% al abordar una posible escasez en las tiendas de alimentación, a pesar de que un momento inicial pareció ser una de las grandes inquietudes de los ciudadanos. 

Hay mucha información sobre cómo protegerse.Tenemos más certezas sobre salud que sobre economía"

En opinión de los responsables del informe, esto se debe a la gran cantidad de datos que recibe la sociedad sobre las medidas que se están adoptando en el plano sanitario. "Hay mucha información sobre cómo protegerse. Además, estamos confinados. Tenemos más certezas que en la economía", explica a 20minutos Borja Marcos, associate director de la División Insights de Kantar.

Los menos optimistas sobre una rápida recuperación

Más allá de cuál sea el origen de sus inquietudes -económicas, sanitarias o ambas-, el 86% de los encuestados españoles confesó estar preocupado por la situación generada por la pandemia, frente al 74% del total mundial. Asimismo, los interrogados en territorio nacional son más pesimistas respecto a una rápida recuperación que en el resto del planeta.

España es el mercado menos optimista sobre la recuperación de la economía una vez acabe la pandemia, puesto que apenas un 20% de los encuestados confía en una rápida mejora -el mismo porcentaje que en Alemania y Francia-, ante al 34% en el que se sitúa la media global o el 65% del que "presume" China.

Esta percepción obedece probablemente, refiere Marcos, a la situación en la que se encuentra España en estos momentos, segundo país con más fallecidos después de Italia. "Seguramente estas cifras habrían sido diferentes hace una semana y China no habría resultado tan optimista", matiza, y añade que la situación del gigante asiático -con un crecimiento del PIB de dos cifras- también influye en la idea de sus habitantes de que la recuperación será más veloz.

Cambio de hábitos de consumo

La pandemia de coronavirus y el confinamiento, apuntan los responsables del estudio, ha traído consigo unos cambios obligados en las rutinas de los ciudadanos, como el descenso de las compras en tiendas físicas y aumento a través de Internet, el teletrabajo o la formación online. Así, durante la reclusión una de cada tres personas ha incorporado una actividad digital que antes no realizaba.

Por el momento, un 50 % de los españoles ha comprado menos en tiendas físicas -debido en gran parte al cierre del comercio- y un 16% dice haber adquirido más productos online. Y respecto a la alimentación, casi un 10% confiesa haber llenado su carrito a través de Internet por primera vez

"Saldremos con unos conocimientos nuevos que formarán parte de nuestra rutina, de nuestra nueva realidad"

"Tardamos 21 días en adquirir un hábito y el confinamiento va a durar más. Lo más normal es que salgamos con unos conocimientos nuevos aprendidos que formarán parte de nuestra rutina, de nuestra nueva realidad", dice Martin Wohlfart, CCO de la División Insights. Por eso, consideran que es probable que estos comportamientos se consoliden y se transformen en costumbres, y llaman a las marcas a optimizar y acelerar su estrategia hacia canales online. "Saldremos con unos conocimientos nuevos que formarán parte de nuestra rutina, de nuestra nueva realidad"

Los autores no descartan, además, que estos nuevos hábitos no se limiten a comportamientos ligados a la tecnología, sino que afecten también a la higiene y la limpieza, y los ciudadanos inviertan más a partir de ahora en productos desinfectantes y de aseo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento