Barack Obama y John McCain.
En el medio, la Casa Blanca, el objetivo de los dos candidatos a la presidencia de EE UU, Barack Obama (i) y John McCain (d). (REUTERS) WIKIMEDIA COMMONS / REUTERS / Gary Hershorn
Uno de los dos será el próximo presidente de EE UU. Los dos son senadores, uno por Arizona, el republicano John McCain y otro por Illinois, el demócrata Barack Obama. Pero, ¿cuáles son sus fortalezas y sus debilidades? ¿Qué imagen de ellos tendrán los votantes el 4 de noviembre? Conózcalos un poco mejor:

BARACK OBAMA, LA REVELACIÓN

Obama.¿Quién conocía a Obama hace cuatro años? ¿Quién no conoce a Obama hoy? Esa es la cuestión. El senador demócrata es para muchos la personificación del espíritu del relevo generacional en la política estadounidense. Nacido en Hawai hace 47 años, hijo de un keniata y una mujer blanca de Kansas, es el primer afro-americano en ser elegido candidato a la presidencia de los EE UU.

Doctor en derecho ("Magna cum laude") por la prestigiosa Universidad de Harvard, Obama regresó a Chicago y empezó a trabajar en política luchando por las mejoras en los barrios más desfavorecidos, labor que combinó con un puesto de profesor universitario.

En una carrera meteórica, pero escalón a escalón, el senador despuntó finalmente en la convención demócrata de 2004 con un discurso que cautivó a la nación como joven valor en alza. En él recriminaba a Bush la guerra de Irak y defendía su apuesta por un un país unido en contra de uno dividido entre liberales y conservadores.

Sólo cuatro años después lucha por ser el presidente de EE UU, con Joe Biden de vicepresidente. Obama está casado con Michelle, abogada, y tienen dos hijas. Aunque su padre era musulmán él se reconoce en el cristianismo. Aficionado al baloncesto, está en una lucha permanente por dejar de fumar.

Sus puntos fuertes:

  • Una carismática imagen de frescura que le hace personificar el relevo generacional en la política estadounidense.
  • Una red de apoyos que se manifiesta en la inmensa fortuna recaudada a base de grandes donaciones y de pequeñas cantidades anónimas por Internet.
  • Un gasto en campañas de publicidad cuatro veces superior al de su contrincante.
  • Un partido cohesionado a su alrededor, algo que parecía impensable en las primarias, cuando derrotó al peso pesado de Hillary Clinton.
  • Ha convencido a los líderes internacionales y a la población mundial. Ha sido recibido por Sarkozy y Merkel. Berlín se puso a sus pies con un mitin al que acudieron más de medio millón de personas.
  • Joe Biden, un candidato con experiencia política para la vicepresidencia.

Sus debilidades:

  • La raza es, posiblemente, la mayor preocupación. Su objetivo, combatir el 'efecto Bradley', según el cual los estadounidenses eligen a los negros en las encuestas y a los blancos en las urnas.
  • Su segundo nombre, Hussein, puede traerle disgustos en la América profunda. La misma que le identifica con terroristas islámicos por su pertenencia a una iglesia cuyo párroco salió en defensa de los autores del 11-S en un sermón, sin tomar en cuenta que los Obama, desde entonces, no han vuelto al templo que frecuentaron semanalmente durante dos décadas.
  • La falta de experiencia política, con sólo cuatro años en Washington, que parecen pocos comparados con los tres mandatos de su oponente.
  • También habrá americanos que le recriminen su uso, confeso, de drogas ilegales en la juventud: marihuana, alcohol y cocaína, aunque su feroz batalla contra su adicción al tabaco tal vez mitigue este golpe.

JOHN McCAIN, EL VETERANOMcCain.

McCain es sin duda uno de los políticos estadounidenses de mayor renombre. No ha sido necesario que se diera a conocer, pero aun así necesita convencer, y no sólo al electorado demócrata sino al suyo propio, al conservador, donde también siembra dudas. Si saliera elegido, sería el presidente más viejo jamás elegido en EE UU.

John McCain nació en Panamá, donde prestaba servicio militar su padre, en 1936. De formación militar, casi muere en la guerra de Vietnam durante un bombardeo aéreo de Hanoi. Allí fue capturado y hecho prisionero desde 1967 hasta 1973. Tiene todavía marcas de las torturas que le dejaron secuelas en su movilidad. De hecho, no puede levantar los brazos por encima de su cabeza.

Estuvo casado antes de conocer a su actual mujer, Cindy McCain, acaudalada hija de un millonario distribuidor de cerveza. Tres veces elegido senador, tiene fama de disentir del pensamiento de su partido en ocasiones. McCain perdió una anterior nominación en 2000, de la que salió victorioso George Bush. Ahora, concurre con la gobernadora por Alaska, Sarah Palin.

Sus puntos fuertes:

  • Es un político de renombre, con tres mandatos de experiencia en el senado. Conoce la política de Washington a la perfección.
  • Tiene un carácter tempestuoso y bromista, algo que para los politólogos es sinónimo de capacidad de liderazgo.
  • Su pasado como héroe de guerra, prisionero y con secuelas, es un valor añadido para buena parte del electorado.
  • Su marcado cariz centrista puede aglutinar el voto de diversas tendencias políticas.

Sus debilidades:

  • Está casado con una multimillonaria y los demócratas le reprochan su desconocimiento de la clase media. (Él mismo respondió una vez que no sabía cuántas casas tenía)
  • Suceder como candidato republicano a George Bush, el presidente saliente peor valorado de la historia.
  • No contar con un partido cohesionado a su lado, en parte por sus opiniones 'liberales' respecto a la inmigración, el matrimonio gay o las licencias de armamento.
  • Su salud. Tiene 72 años y el 2000 fue tratado de cáncer de piel (melanoma) aunque asegura que la salud no le da disgusto alguno desde 2005.
  • Sarah Palin, una controvertida elección, que las encuestas dieron en su día como revitalizante de su candidatura se ha convertido en un lastre.