El Ministerio de Finanzas de Holanda, el banco central de este país e ING han llegado a un acuerdo para fortalecer el capital de la entidad financiera con un desembolso de 10.000 millones de euros. La medida ha sido anunciada en rueda de prensa por el ministro de Finanzas, Wouter Bos, el presidente del DNB, Nout Wellink, y el presidente del grupo ING, Michel Tilmant.

En declaraciones a la Cadena Ser, el Director General de ING en España, César González Bueno ha enviado un mensaje de tranquilidad a los alrededor de 1,7 millones de clientes que el banco tiene en nuestro país.

La caída en bolsa y esta inyección de capital no afecta a los ahorros de particulares y sí a las acciones de la empresa que se depreciarán

Esta inyección de capital confirma las informaciones de la prensa holandesa recogidas el sábado señalaban que el grupo podría necesitar una inyección de unos 12.000 millones de euros por la crisis financiera.

El mayor banco de Holanda se desplomó un 27% en la Bolsa de Ámsterdam el viernes 17 tras desatarse rumores que apuntaban a que podría necesitar una inyección de ese calibre ante la falta de liquidez.

Las inyecciones de capital suelen venir acompañadas de una depreciación de las acciones de la empresa que recibe el dinero, de ahí que los rumores (algo que parece convertirse ahora más bien 'chivatazo') del viernes pudiesen ser la causa de la caída en bolsa, ya que muchos accionistas pudieron temer que sus títulos se depreciasen. Holanda se convierte con esta compra en accionista de ING.

La entidad desmintió que estuviera en problemas de solvencia, en un intento por tranquilizar a sus empleados, aclarando que una hipotética inyección de capital beneficiaría a la empresa y sus clientes, aunque debía actuarse con cautela para no promover el pánico entre los accionistas.

Garantía a los clientes

A pesar de la fuerte caída, los ahorros de los clientes de ING Direct España están seguros. Como publicaba 20minutos.es, este bache financiero sólo afecta a accionistas y sólo si no pudiese afrontar el pago de deuda, o si ocurriese otro caso como el de las 'hipotecas subprime', los ahorros de los clientes correrían peligro.

Desde ING Direct España aclaran además que "cada depósito de cada cliente está sujeto a la cobertura de garantía, que es de 100.000 euros por depósito".

"Si eso ocurriera se tardaría un máximo de tres meses en cubrir los 100.000 euros, lo mismo que establece el Fondo de Garantía español, y todas las gestiones (aunque se trate de un grupo holandés) se efectuarían en español y a través de ING Direct España", añaden las mismas fuentes.