Ribera, Castells, Campo o Uribes… ministros desaparecidos en la crisis del coronavirus

  • Buena parte del Gobierno permanece en segundo plano desde que empezó la emergencia por el Covid-19.
  • Calvo se une a la convalecencia de Darias y Montero reaparece tras su positivo con polémica por el 8-M.
  • Garzón tuvo a su segunda hija esta semana y Duque, el científico del Ejecutivo, estudia nuevas acciones.
  • Iván Redondo, ausente de las comparecencias de Sánchez, ahora más frecuentes
PP y Ciudadanos critican el cambio de día del Consejo de Ministros
Una reunión del Consejo de Ministros de antes de la crisis del coronavirus.
Europa Press

La emergencia sanitaria y económica por el coronavirus ha imprimido un ritmo frenético a la acción del Gobierno, pero no para todos sus ministros. Ya sea porque ellas mismas han sucumbido al virus o por cuestiones tan personales como el nacimiento de una hija, algunos han pasado a un segundo plano desde hace días o semanas, que podría romperse en breve con una nueva campaña gubernamental donde el Gobierno anime a los ciudadanos a quedarse en casa. Hasta entonces, miembros del Ejecutivo como la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, o los ministros de Justicia, Universidades o Cultura -Juan Carlos Campo, Manuel Castells y José Manuel Rodríguez Uribes- han desaparecido del mapa. Aunque algunos de ellos, como el de Cultura, ultimen medidas que podrían llegar pronto al Consejo de Ministros.

No solo han desaparecido algunos ministros. En un momento en el que el presidente, Pedro Sánchez, incrementa sus apariciones públicas, también llama la atención la ausencia en público junto a él de su director de gabinete, Iván Redondo. Frente a lo que era habitual y en medio de críticas a la gestión de comunicación del Gobierno, Redondo no se ha dejado ver por la, ahora casi desierta, sala de prensa de Moncloa.

Vicepresidentes a medio gas

El Gobierno tiene cuatro vicepresidentes y ninguno de ellos está destacando estos días por su presencia, por motivos diferentes. Quien más lo lamente será probablemente la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que esta semana estuvo tres días ingresada por una infección respiratoria que resultó ser debido al coronavirus, del que dio positivo. Tras ser dada de alta, continúa su recuperación aislada en su domicilio, como la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, la segunda en dar positivo dentro del Gobierno. Abrió la espita la titular de Igualdad, Irene Montero, que tras una cuarentena de 14 días reaparició -por vía telemática- esta semana, en una entrevista en la que creó polémica con el 8-M.

El positivo por Covid-19 de Montero afectó de manera indirecta a su pareja y vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. En los primeros días fue más noticia por saltarse la cuarentena para acudir a los últimos Consejos de Ministros que fueron presenciales. También por perseguir un mayor protagonismo en la gestión de la crisis, que obtuvo como coordinador de todos los Servicios Públicos del país. Después, también ha abandonado la esfera pública, aunque continúa trabajando entre bambalinas intentando imprimir un carácter social a las decisiones del Gobierno relacionadas con la crisis. Sin embargo, fue uno de los pocos miembros del Gobierno presentes en el Congreso que este miércoles prorrogó el estado de alarma.

También de familia va la situación del ministro de Consumo, Alberto Garzón, que esta semana fue noticia por el nacimiento de su segunda hija, en pleno esto de alarma. Los otros dos ministros de Unidas Podemos están teniendo un comportamiento muy irregular. Aunque su departamento tiene trabajo estos días homologando títulos y especialidades del personal sanitario que en algún momento empezará a trabajar en los hospitales, el ministro de Universidades, Manuel Castells, está brillando por su ausencia. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha amadrinado este viernes la decisión del Gobierno de prohibir los despidos a causa del coronavirus, en una crisis en la que empezó muy fuerte con la famosa guía para empresas y trabajadores pero en la que después pareció perder presencia.

El ministro de Inclusión y Seguridad, José Luis Escrivá, avanza por la crisis del coronavirus como imprevisible binomio de Díaz, de quien en principio separaban tantas cosas. Es uno de los ministros que ha ganado presencia, pública y también negociando en segundo plano con uno de los colectivos más guerreros en la emergencia, los autónomos. Algo parecido le ocurre a la siempre discreta ministra de Industria, Reyes Maroto, entregada estos días también en segundo plano a la coordinación entre el Gobierno y la industria, “reorientada” hacia la fabricación de material sanitario.

La presencia pública de las otras dos vicepresidentas también es distinto. La tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, lo está más por mención, porque a ella suelen atribuirse los frenos a decisiones del Gobierno que impliquen más gasto o un mayor coste económico. Fuera del foco de visión permanece la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Por el contrario y como era de esperar, los ministros más presentes son los que tienen competencias delegadas en la crisis. Se lleva la palma el de Sanidad, Salvador Illa, casi omnipresente y, por tanto, con más posibilidades de parecer “quemado”. Los ministros de Transportes, Interior y Defensa -José Luis Ábalos, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles- tienen también una presencia asegurada, aunque la ministra de Defensa de momento vivió su gran momento hace ya más de una semana, cuando fue la encargada de defender el papel del Estado frente a las acusaciones Quim Torra en la BBC.

Montero y Duque, al alza

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, acaba de recibir competencias para encargarse de las compras de material sanitario que tantos quebraderos de cabeza está dando al Gobierno. Preguntada por su nuevo papel, Montero ha afirmado que todo el Gobierno está “supeditado” a lo que disponga Sanidad, cuyo titular, Salvador Illa, se ha convertido en el ministro más visto y también más “quemado” de la crisis.

Mientras, Pedro Duque, científico, astronauta y ministro -de Ciencia- mejor valorado en el último CIS podría incrementar sus apariciones. Ha recibido varias peticiones para que así sea, quizá, para repetir el éxito que alcanzó hace semanas explicando por qué los satélites no podían moverse desde la tierra con una cuerda.

Sin salir al espacio exterior, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha multiplicado en los últimos días sus apariciones en prensa extranjera para defender la gestión del Gobierno. La ministra de Educación, Isabel Celáa, trata de encontrar con las comunidades autónomas una solución a cómo retomar el curso escolar y el ministro de Agricultura, Luis Planas, promete que no habrá desabastecimiento de alimentos pero en un perfil muy inferior al que ganó justo antes de que el coronavirus llegara a nuestras vidas, cuando el problema del Gobierno era una protesta de agricultores que, como a algunos ministros, el Covid-19 ha puesto en sordina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento