Igualada ultima una residencia sanitarizada y un complejo deportivo como hospital de campaña

Un sanitario descansa en el exterior del Hospital de Igualada.
Un sanitario descansa en el exterior del Hospital de Igualada.
EFE/Susanna Sáez

El alcalde de Igualada (Barcelona), Marc Castells, ha anunciado este viernes la activación de las obras para ultimar la puesta en marcha de una residencia sanitarizada --la antigua mutua igualadina- por si fuera necesario así como la adaptación del complejo deportivo Les Comes como posible hospital de campaña.

En rueda de prensa, ha explicado que las obras de la residencia se habían parado en su momento dado que todos los que trabajaban en ella eran de fuera de la ciudad, pero consideraron importante terminarla lo antes posible en aras de la "prevención" con la que quieren actuar.

Con la previsión de abrirla el 10 de abril, la residencia puede albergar 90 camas, una cifra ampliable, y puede hacer función de residencia sanitarizada.

"Esperamos no tener que utilizarla"; ha recalcado Castells, pese a advertir de que, dado de que llegan entre 20 y 30 casos diarios al Hospital de Igualada, puede que no puedan atender a todos los ciudadanos que requieran tratamiento contra el coronavirus.

En relación al complejo deportivo Les Comes, este viernes han empezado las obras para convertirlo en un hospital de campaña con el asesoramiento de Médicos sin Fronteras y otras entidades del ámbito de la saluda y de los cuerpos de emergencias, y prevén que esté operativo a partir del lunes.

El responsable de Protección Civil del ayuntamiento de Igualada, Josep Boix, ha explicado que convertirán la pista de básquet del pabellón en zona hospitalaria, y que el resto del espacio se utilizará para la entrada y salida de profesionales y mercaderías.

La pista de básquet, que tiene calefacción radiante, se puede dividir en tres espacios diferentes y puede albergar un centenar de camas, cifra ampliable, y se están habilitando los puntos de luz, las zonas wifi y por dónde entrarán los profesionales, las mercancías, los servicios de limpieza y de alimentación, entre otros.

No contemplan llamar al Ejército

Pese a que la Conca d'Ôdena tiene uno de los índices de mortalidad más alto por el coronavirus, Castells ha asegurado que no contemplan en estos momentos pedir la ayuda del ejército español, y ha pedido ayuda al Govern: "No se puede entender que la Conca d'Òdena, con 70.000 habitantes, tenga un índice tan alto de mortalidad y nadie nos venga a hacer estos test rápidos inmediamente. Es inadmisible".

Tras recordar que hace 16 situación que están confinados, ha exigido al Govern que se ponga "las pilas porque la gente no puede tener la sensación de que se les ha encerrado y se ha tirado la llave".

Aunque es consciente de que hay muchas problemáticas, ha advertido de la gravedad de la situación en la Conca d'Ôdena, y por ello ha pedido que parte de los tests rápidos que lleguen se destinen a la zona: "No pido que se hagan a la vez a toda la población, pero si llegan 50.000, se destinen 20.000 en un primer momento a nuestro territorio y a la gente más vulnerable".

Sobre que el Gobierno haya permitido finalmente alargar el confinamiento en la Conca d'Òdena, Castells ha confiado en que está basado en la información de la que disponen los responsables sanitarios, y por ello se ha puesto a sus órdenes para contener la pandemia lo antes posible.

También ha aprovechado para pedir al Gobierno que resuelva la situación de muchos trabajadores y autónomos que no pueden acudir a su trabajo ni lo pueden justificar porque están confinados "y la policía no les deja salir".

"Exijo que se resuelva de una puñetera vez esta injusticia que vulnera los derechos laborables más elementales. No nos lo podemos permitir si somos una sociedad avanzada", ha zanjado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento