La hostelería reclama ayudas extra ante el coronavirus: "Es dramático, las medidas actuales no bastan"

El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel.
El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel.
HOSTELERÍA DE ESPAÑA

Impuestos, cuota de autónomos, alquileres, hipotecas, ERTEs... Son los problemas con los que la crisis del coronavirus está estrangulando la economía de los hosteleros españoles desde que entró en vigor el estado de alarma. La pandemia que castiga al país y que deja ya miles de muertos ha llevado a los empresarios del sector a pedir nuevas medidas para hacerle frente.

La organización empresarial Hostelería de España, que representa a los restaurantes, bares, cafeterías y pubs del país, se reunió el pasado 19 de marzo con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, para trasladarle la dificultad de aplicar en su sector las medidas extraordinarias recogidas en el real decreto aprobado ante la pandemia y para pedir ampliaciones de algunas de las disposiciones. Explica la situación su presidente, José Luis Yzuel.

¿Cuál es el problema con los ERTEs?

Uno de los principales problemas es la dificultad para presentarlos, ya que los trámites son diferentes en cada comunidad y la Administración no está preparada. Los ERTEs son una medida de urgencia que hay que resolver con facilidad, rapidez y sentido común. Sin embargo, nuestra mayor queja al respecto es la coletilla que incluyen: la necesidad de garantizar la reincorporación de los trabajadores durante al menos los seis meses posteriores a la finalización del expediente. Esto penaliza especialmente a nuestro sector.

¿Por qué es especialmente gravosa esta medida para la hostelería?

Somos un sector que trabaja por temporadas y que tiene una flexibilidad absoluta. Nosotros no solo querríamos mantener los puestos, sino duplicarlos, nadie quiere despedir; pero no es el momento de añadir esa coletilla a los ERTEs. Si es inamovible, al menos pongan que en seis meses se haya recuperado el empleo. Nada más terminar el confinamiento, la gente no querrá lanzarse a la calle y salir a comer fuera, tendrá miedo.

¿Qué ocurre con la financiación?

Hemos solicitado una mayor flexibilización. Nuestro gremio está compuesto principalmente por microempresas, que representan en torno a un 90% y que van a tener serios problemas, porque la financiación de los establecimientos hosteleros no está resuelta. Ni siquiera podemos acceder a los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO). 

Y respecto a los pagos, ¿cuál es su propuesta?

Debería paralizarse cualquier pago ante la Administración y que no se penalizara a quien no puede afrontarlos. Hay muchísimas empresas en la hostelería que viven del día a día, que necesitan estar abiertos para seguir existiendo. 

¿Han solicitado también la suspensión de los alquileres?

Sí, y hemos pedido moratorias en las hipotecas y la suspensión de la cuota de autónomos. Sé que es complejo, pero hay que pensar que las empresas han dejado de tener ingresos. Sabemos que es difícil, que se rompe la cadena de pago, se entra en lo privado entre empresas, pero es necesario. En el caso de algunas compañías, ha salido de ellas mismas, pero, en general, hace falta mentalizar al arrendador.

¿Cómo ve el futuro?

La situación es grave y será más dramática cuanto más tiempo vaya pasando. No obstante, el problema que hay que resolver con mayor urgencia es el sanitario. No sabemos cuándo va a acabar el estado de alarma y esa incertidumbre todavía pone más nervioso a todo el mundo. ¿Hasta cuándo tengo que estar preparado? Yo quiero lanzar un mensaje de esperanza: somos un sector aguerrido, flexible, resiliente, capaz de adaptarse... Nos amoldaremos y volveremos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento