La vida tras el confinamiento por coronavirus: así ha cambiado en China

Restaurante de comida rápida en Nanjing
Restaurante de comida rápida en Nanjing
COURIER TV

Mientras los días del confinamiento por la crisis del coronavirus avanzan, a todos nos asalta la duda acerca de cómo será la vuelta a la vida normal, si cambiará mucho el día a día, si nos cambiará como personas. Es difícil saber qué ocurrirá y cuándo, pero algunos ejemplos pueden darnos una pista y convertirse en modelos a seguir de cara a intentar recuperar la normalidad mientras sabemos que la amenaza sigue entre nosotros hasta que llegue una solución en forma de vacuna.

Nanjing, a 600 kilómetros de Wuhan, trata de volver a recuperar el pulso después del final de la emergencia del coronavirus en China. Ha logrado, a base de restricciones muy exigentes, llegar a los cero contagios diarios. Se toman precauciones considerables para evitar el regreso de la infección tras el confinamiento. Desde el Corriere della Sera han publicado un vídeo, grabado entre el 10 y 13 de marzo, en el que se resaltan desde los controles en la metrópoli realizados con el dron hasta las medidas de seguridad en todos los espacios públicos, todas ellas muy altas. Se pueden ver restaurantes separando las mesas de los comensales o aplicaciones que monitorizan a cada nuevo usuario del metro.

Drones que piden a todos aquellos que vengan de fuera de Nanjing que se registren o a los ciudadanos que no caminen en grupo, restaurantes en los que los comensales están separados por mesas y comen de uno en uno, taxis con plásticos protectores que separan al conductor del cliente o paradas de autobús y metro donde se toma la temperatura a todos los viajeros.

La medición de la temperatura es una constante allá donde se vaya. La realizan en tiendas, farmacias, a conductores... de manera que el ciudadano está sometido a un intenso control allá donde va.

Zonas comunes como ascensores también aparecen preparadas para evitar la propagación del virus. Así, podemos ver cómo hay carteles con avisos sobre medidas de higiene y paquetes de toallitas desinfectantes para su uso cuando se vayan a pulsar los botones de los mismos.

Naijing cuenta con 8,5 millones de habitantes y ha logrado contener al virus llevando a cero los casos durante más de 20 días. Todas las personas que allí estaban contagiadas ya se han recuperado. Aún así, las medidas de seguridad en el día a día son muy estrictas.

Naijing
Naijing
COURIER TV

A la hora de pagar, se exige cualquier método que evite el contacto. Lo normal es realizar los pagos con el móvil, incluso en el establecimiento donde se realiza la compra, la comida etc. Se puede ver como en un McDonalds, incluso el cliente debe aportar información sobre si estuvo en importantes focos de infección como Wuhan en los últimos 14 días. Al realizar la compra hay que dejar el nombre, el número de teléfono y la temperatura corporal.

En el caso de los taxistas, uno de ellos explica que su empresa es la que está colocando el film de plástico en todos los vehículos para separarles de los clientes. También cuenta que desinfecta tres veces al día el coche. En el metro, existe información acerca de los viajeros, proporcionados por cada uno de ellos, y dónde han estado aquellos que pueden haberse infectado.

El documental explica que todo el mundo ha de ir con mascarilla. Nadie puede entrar a sitios si no va con mascarilla. También se ha habilitado un mapa especial para llevar en el móvil, donde se señalan aquellas zonas en las que se detectaron casos en el pasado. En aquellas zonas marcadas, existen muchas calles que continúan bloqueadas al paso de coches, incluso habiéndose reportado el último caso hace un mes. El acceso para viandantes se limita a una entrada, controlada.

En cuanto a las visitas culturales, recintos como templos tienen limitado el acceso de personas a un aforo concreto diario. Para entrar hay que dar todo tipo de información personal y se puede prohibir la entrada a personas llegadas de otros países, como puede comprobarse en el documental.

En cuanto a las empresas, estas han adoptado medidas similares de control e higiene. La temperatura se mide a cada empleado a diario y, en caso de tener, fiebre, se establecen varios escenarios de actuación en función de otros síntomas que pueda presentar.

Las clases siguen realizandose online. Los dispositivos electrónicos se han convertido en esenciales para esto, así como compras y los ejemplos anteriormente vistos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento