Mayte Zaldívar, en graves problemas económicos por el coronavirus

  • "Mi cabeza ahora mismo piensa en salir adelante", admite.
  • "Hemos tenido que hacer un ERTE: somos un negocio pequeño y autónomo", señala.
Mayte Zaldívar, en 'Supervivientes', en 2018.
Mayte Zaldívar, en 'Supervivientes', en 2018.
KLA / GTRES

A Mayte Zaldívar le está ocurriendo lo que a tantos y tantos otros emprendedores españoles en estos días, que ven cómo a causa del coronavirus y, en consecuencia, del estado de alarma decretado por el Gobierno, no están ingresando apenas dinero y se ven apocados a graves problemas económicos.

En una entrevista que le ha hecho telemáticamente la revista Semana, la dueña, junto a su esposo desde hace 15 años, Fernando Marcos, del gastrobar Puesto 85 del mercado de abastos de Marbella ha hablado de cómo les está afectando su cierre temporal después de que abriesen sus puertas en 2017 plenos de ilusión.

Confinados en sus casas, con las verjas echadas a cal y canto, la ruina se cierne sobre ellos en  un drama que se repite en muchas casas de España en estos días y que siempre acaba con la misma pregunta: "Pienso, ¿qué va a ser de nosotros después de todo esto?".

Antes de nada, la exmujer de Julián Muñoz recalca que, para ella, lo más importante es la salud de los suyos y que por ahora ninguno de sus seres queridos esté aquejado de los síntomas del Covid-19, así como que ojalá pase pronto la pandemia que está segando ya demasiadas vidas.

"Si te digo la verdad, ahora tengo la cabeza en que todos estemos bien y que esto termine cuanto antes", admite, antes de constatar que la tecnología está siendo indispensable en su casa: "Como no nos podemos abrazar estamos haciendo videollamadas. Yo la primera".

"Me importa que estén bien mis hijas, mis cuñados y mis nietos. Es lo más importante", revela la televisiva, que está segura de que salvarán este escollo crematístico: "Mi cabeza ahora mismo piensa en salir adelante. No me he planteado si finalmente tendré que cerrar el negocio".

Por lo poco que llevaban con el delantal puesto, aún no pueden hacer frente a esta situación, la cual, claro, no está nunca prevista. "No es un cierre programado", explica, "por lo que previamente había hecho acopio de comida, pagado a proveedores. Nos pilló sin habernos preparado y es un palo".

Confiesa Zaldívar que este parón les afecta a ellos y a "una persona extra que iba de manera ocasional", quedando patente que se trata de un pequeño negocio familiar que "no se puede mantener dada la situación actual" y por el que han tenido que acabar realizando un ERTE (la Junta de Andalucía, a finales de la semana pasada, tramitaba alrededor de 4.350 Expedientes de Regulación Temporal de Empleo).

"No es un cierre programado. Nos pilló sin preparar y es un palo"

"Tenía una persona que venía de vez en cuando y estaba yo con mi pareja también. Hemos tenido que hacer un ERTE porque así me lo aconsejó mi gestor. Al final es un negocio muy pequeño y piensa que somos autónomos", comenta la concursante de Supervivientes 2018.

De hecho, los pocos ingresos que están entrando estos días provienen de su otra pasión. "Trabajo desde casa en una agencia de marketing online. Gracias a Dios, así, tengo otros beneficios porque soy emprendedora digital y tengo también una escuela de formación online", desvela.

Su marido, igualmente, también revela a estos efectos cómo él está intentando lidiar con la situación: "Por otro lado, trabajo con una importante plataforma donde desempeño comercialización de productos online. Como ves no tengo tiempo de aburrirme".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento