Sanidad posterga la contratación de 300 médicos venezolanos preparados para trabajar contra el coronavirus

Médicos en un pasillo de Son Espases.
Médicos en un pasillo de Son Espases.
EUROPA PRESS - Archivo

Ante la emergencia del coronavirus, que amenaza con colapsar el sistema sanitario, el Gobierno decidió la semana pasada incrementar la plantilla de médicos y demás personal sanitario habilitando la contratación de médicos residentes sin plaza, doctores jubilados o médicos extracomunitarios, que hasta ahora no podían ejercer en la sanidad pública. Este último es el caso hasta 300 médicos venezolanos, residentes en España y con los requisitos que ha fijado el Gobierno que, tras varias reuniones y contactos con el Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid, siguen esperando a que les llamen para empezar a trabajar.

“Nos llama la atención que pasamos un listado de 300 médicos que están dispuestos a trabajar, la mayoría son especialistas con mucho ‘trainning’ y no nos han llamado”, explica a 20 Minutos Nancy Miranda, médico otorrino y presidenta de la Asociación de Médicos Venezolanos en España (AMEVESP), que estos días gestiona la situación de muchos facultativos de este país dispuestos a echar una mano para luchar contra el coronavirus.

Este fin de semana, la incorporación parecía próxima por los contactos que empezaron hace días con Sanidad y con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, con charlas y reuniones como la que incluso este mismo fin de semana tuvo en el hospital habilitado en el IFEMA. Por el contrario, el vicepresidente de AMEVESP, Giovanni Provenza, explica que “han llamado a muchos colegas este fin de semana pero no de forma inminente ni contrato laboral porque iban a ir poco a poco, van a empezar a tirar de centros de salud en España y cuando estuvieran saturados, empezar a llamar a estos médicos”.

De los aproximadamente 5.500 médicos que AMEVESP tienen asociados por toda España, 2.200 cumplen exactamente los requisitos que fijó el Gobierno en el decreto de estado de alarma para poder incorporarse a la sanidad pública con contratos que serían temporales, de unos tres meses en algunos casos, por la emergencia sanitaria. Estos ellos, unos 330 de doctores venezolanos han comunicado que están listos para incorporarse y que, como se requiere, tienen sus títulos homologados en España y se encuentran en la última fase del proceso para que se les reconozca aquí su especialidad médica.

Como los médicos jubilados o los MIR que no obtuvieron plaza en la convocatoria de 2018-2019, los médicos extracomunitarios son un puntal importante con el que cuenta el Gobierno para hacer frente a una pandemia que ha superado la capacidad de asistencia de la sanidad española y que, además, se está cebando especialmente con el personal sanitario. Los contagios en este colectivo representan el 12% de los positivos confirmados por coronavirus.

53.000 nuevos profesionales

Este mismo lunes, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recordado en una rueda de prensa e Moncloa que “hemos puesto a disposición del Sistema Nacional de Sanidad 53.000 nuevos profesionales, médicos jubilados, estudiantes y distintos colectivos movilizados para la lucha contra el virus”. Según ha dicho, “están en sus casas pendientes de una prueba que se puedan incorporar”. Sin embargo, Sanidad no ha respondido a las preguntas de este diario sobre por qué médicos originarios de países de fuera de la UE todavía no han sido llamados a trabajar.

Una semana después de decretado el estado de alarma y ante el recrudecimiento de la emergencia sanitaria, la AMEVESP todavía no tiene constancia de que a ninguno de sus médicos asociados se les haya llamado para hacer un contrato de trabajo. Solo este lunes, Miranda ha recibido una notificación del ministerio de Sanidad preguntándole todavía si tenía disponibilidad para trabajar con un contrato temporal de tres meses prorrogable.

Es la respuesta a un correo electrónico previo que, extrañada, ella mandó para preguntar si el silencio de la adminstración se debía a que su especialidad no estaba directamente vinculada con el coronavirus. Forma parte de un extraño peregrinaje de médicos que en muchos casos ya trabajan en España en centros privados y que están deseosos a ayudar ante una emergencia sanitaria que ya está necesitando de rotación entre personal sanitario agotado o directamente infectado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento