La Policía Nacional ha detenido a ocho personas supuestamente relacionadas con el terrorismo islamista, en Santa Coloma de Gramanet y Badalona (Barcelona), Madrid y Algeciras (Cádiz). La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Si bien en un primer momento se habló de trece detenidos en Catalunya, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha confirmado que son ocho personas arrestadas en todo el territorio español: seis en Barcelona, una en Madrid y otra en Algeciras. Los ocho detenidos son hombres, de origen marroquí y con edades comprendidas entre los 28 y los 42 años.

Pérez Rubalcaba ha explicado también que hay otras diez personas, que en el momento de los arrestos estaban en las casas de los detenidos, en dependencias policiales prestando declaración. Tras los interrogatorios se determinará si estas personas son puestas en libertad o pasan a disposición judial, según sea su implicación en la red terrorista.

El centro de la red terrorista estaba en Cataluña

La operación de hoy, bautizada como Amat y que ha empezado hacia las 3 de la madrugada y ha culminado a las nueve de la mañana, tiene como objetivo capturar las redes de financiación y reclutamiento del terrorismo islamista. Al parecer, esta célula daría apoyo y cobertura a terroristas de Al Qaeda. A los detenidos se les acusa de ocultar y posteriormente haber facilitado la huída de España de cinco implicados en los atentados del 11-M.

El dispositivo corre a cargo de agentes de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) del Cuerpo Nacional de Policía, que han llevado a cabo varios registros en Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Vilanova i la Geltrú, Cerdanyola del Vallès, Algeciras (Cádiz) y Madrid.

"Buena gente"

Los vecinos de tres de los detenidos en Santa Coloma, y que vivían en la calle Sant Eduard, han asegurado que los detenidos eran "buena gente".

Y han añadido que, en el tiempo que pasaron en el inmueble, los tres detenidos, dos de los cuales serían hermanos, se comportaban "correctamente", "no hacían ruido" y tenían una relación "normal" con el resto de personas de la escalera.

El centro de la operación estaría en Cataluña, aunque también se están desarrollando acciones en otras provincias de la geografía nacional.