Las ópticas piden su "cierre forzoso" porque se sienten "desprotegidas" ante el coronavirus

  • Faltan equipos de protección para los profesionales, como ha admitido el Consejo General de Colegios de Ópticos.
  • ​"Nada de lo que hacemos en nuestro trabajo se puede hacer a un metro de distancia", cuentas los afectados a 20minutos.
Gafas De Sol En Una Óptica
Gafas de sol en una óptica
EUROPA PRESS - Archivo

El Real Decreto que estableció el estado de alarma en España el pasado 14 de marzo para evitar la propagación del coronavirus determinó el cierre de numerosos establecimientos, salvo aquellos considerados de primera necesidad, como las ópticas.

Algo que no ha sentado del todo bien al sector, que denuncia la falta de medios de protección para hacer su trabajo y piden al Gobierno y a las comunidades autónomas que "determine el cierre forzoso" de las ópticas, medida que abriría la puerta a "posibles ayudas" en un sector en el que predominan los autónomos.

La petición se está movilizando, fundamentalmente, a través de Twitter, con el hashtag #OpticasCerradasYa, donde muchos ópticos y optomestristas explican que les es "imposible" desempeñar bien su trabajo y, a la vez, mantener la distancia mínima de seguridad entre personas que se exige como medida de prevención. "A 20 cm de la cara del paciente y a 5 cm si hacemos oftalmoscopia", concreta Lourdes. "¿Te gustaría estar a 10 cm de mi boca en plena crisis del coronavirus? Pues es la distancia a la que estamos de nuestros pacientes para realizar ciertas pruebas", señala Nico.

“Ningún paciente desatendido"

Así lo confirma también a 20minutos Carmen Álvarez, óptica colegiada que trabaja en Madrid. "No somos de primera necesidad", asegura rotunda. En esta situación de pandemia, dice, "vender unas gafas no es primera necesidad". Y, aunque lo fuera, "tampoco debería hacerse porque al probarse el paciente la gafa, esta quedaría contaminada y no tenemos el material necesario para limpiarla".

¿Y qué pasa con las lentillas? "Tampoco son de primera necesidad", continúa Carmen, que explica que además "no es recomendable utilizarlas en una situación así porque guardan todo tipo de virus".

Carmen quiere insistir en que "ningún paciente con una urgencia va a quedar desatendido". Por ello, todos los establecimientos que han decidido cerrar a pesar de todo -"el 90% solo en Madrid", asegura esta profesional- han colocado un cartel con todos los datos de contacto para poder atender un caso urgente, como la rotura de unas gafas sin tener otras de sustitución. En casos más graves, "nosotros no podemos hacer nada, salvo derivar al oftalmólogo".

Sin protección

Los afectados denuncian también que no cuentan con los equipos de protección necesarios para atender, lo que supone "ponernos a nosotros en riesgo y también a nuestros pacientes".

Y es que nada de lo que hacen en sus puestos de trabajo se puede llevar a cabo a un metro de distancia. "Ni graduar, ni probar gafas, ni adaptar lentes de contacto, ni el uso de nuestro equipo instrumental", afirma Carmen.

Un hecho que, finalmente, ha admitido el Consejo General de Colegios de Ópticos y Optometristas, que este mismo jueves ha remitido a sus colegiados un escrito al que ha tenido acceso 20minutos. En el documento, manifiestan que "para cuidar a las personas, nos debemos cuidar nosotros también". Y admiten que "se ha tratado de conseguir en los últimos días Equipos de Protección Individual (EPI), en número suficiente, para cada uno de nuestros colegiados, pero los esfuerzos han sido infructuosos". Por ello, "es inevitable la recomendación del cierre de los establecimientos sanitarios de óptica con el fin de evitar contagios".

"Ojalá pudiéramos ayudar, pero no podemos", concluye Carmen, que asegura que "esta es una profesión vocacional y lo que queremos es que esto pase para volver al trabajo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento