La odisea para salir de España: "Esto es caótico, lo único que quiero es volver"

Dos mexicanos tratan de volver a su país.
Dos mexicanos tratan de volver a su país.
Jorge París
A Yagmur le han cancelado todos los vuelos para volver a su casa, en Chipre. Lo mismo le ha pasado a Gaia, estudiante de Erasmus en Salamanca. Y a Bruno, a Santiago, a Héctor... Las cancelaciones en cascada de las aerolíneas, el cierre del espacio aéreo de Baleares y Canarias y un posible cierre de las fronteras ha inquietado a los viajeros, que están haciendo lo impensable para salir de España cuanto antes. "Yo lo único que quiero es volver".

La odisea de Bruno empezó el jueves a las 7.30 de la mañana. A esa hora cogió un taxi en el municipio gallego de Curtis y puso rumbo a Barajas. ¿Su intención? Salir cuanto antes de España y regresar a París, su ciudad natal. Pero las oportunidades para hacerlo escasean estos días. 

Con los aeropuertos más cercanos cerrados, solo le quedaba probar suerte en Barajas, a 565 kilómetros de distancia. "He pagado 550 euros de taxi porque no tenía manera de venir. El coronavirus ha complicado la vida", dice antes de entrar en la Terminal 2. Allí, cientos de viajeros hacen cola. Unos, para hacer el check in. Otros, a la espera de una solución que les permita volver a casa.

"Me han cancelado todos los aviones a Chipre", cuenta Yagmur, estudiante de Erasmus en Madrid. "Me han dado la opción de coger otro dentro de varias horas, así que aquí estoy esperando. No es seguro estar en el aeropuerto, lo sé, por eso he venido con alcohol", explica mientras se tapa la cara con un pañuelo. 

Su situación es similar a la de Gaia, una londinense de la Universidad de Salamanca que ve cómo los vuelos a Londres se cancelan uno detrás de otro. "Tengo que esperar otras seis horas. Me pongo pelis y música para sobrellevarlo", comenta tumbada sobre unos asientos y un cojín sobre el cuello. A unos metros de ella, justo al lado de las cintas mecánicas, esperan otras tres chicas israelíes con agobio. "Estamos atrapadas, no podemos volver", exclaman en inglés. 

Yagmur hace tiempo en Barajas hasta que salga su avión a Chipre después de que le hayan cancelado varios.
Yagmur hace tiempo en Barajas hasta que salga su avión a Chipre.
Jorge París | Jorge Paris

El hecho de que Ryanair haya cancelado casi todos los vuelos a partir del 24 de marzo, que Baleares y Canarias hayan cerrado este miércoles su espacio aéreo y que el Gobierno se plantee el cierre total de las fronteras ha inquietado a los viajeros, que están haciendo lo impensable para salir de España cuanto antes. 

"Es muy complicado y caótico todo", detalla Santiago, un argentino que ha hecho escala en Madrid. A él le quedan todavía varias horas para saber si puede volver a Buenos Aires, pero mientras explica cómo ha sido su experiencia en otros aeropuertos: "He pasado por varios y no nos han hecho ninguna prueba".

A quien sí se la harán será a Héctor, un ciudadano de México que ha visto cómo el Covid-19 ha acabado con su viaje por Europa. "Hemos podido ver lugares completamente vacíos, ha sido un viaje diferente, pero yo lo único que quiero ahora es volver. Nos han dicho que nada más llegar a México nos harán la prueba".

Héctor espera junto a un amigo en Barajas.
Héctor espera junto a un amigo en Barajas.
Jorge Paris

Consuelo también desea volver cuanto antes. Ella vino con su pareja a España a cerrar la firma de una casa en Badajoz, pero debido al coronavirus las gestiones se complicaron. "Casi no podemos hacerlas". El problema ahora es otro: tienen que regresar a Países Bajos, donde residen, a por su hijo y no saben cuándo podrán volver a España para darle vida a su nuevo hogar.

La pesadilla de Nieves y Rubén empezó hace una semana y aún no ha acabado. Son españoles pero viven desde hace tiempo en Bruselas. Vinieron a España a ver a unos familiares en Astorga y sus vuelos de vuelta han sido cancelados. 

"Hemos tenido que coger un taxi desde Astorga para llegar a Madrid porque no hay autobuses de línea. Nos ha costado 420 euros más Iva. Solo queremos volver a Bruselas, donde nos espera mi marido", detalla Nieves, a quien le parece incongruente que no dejen ir a 3 personas en un coche cuando los viajeros de Barajas no respetan la distancia de seguridad entre ellos. "¡Mira cómo estamos todos!".

Nieves y Rubén, a la espera de volver a Bruselas.
Nieves y Rubén, a la espera de volver a Bruselas.
Jorge Paris

"El virus pasó por aquí"

Mientras todos ellos viven su particular odisea, la UME desinfecta pomos, suelos y tiradores del aeropuerto de Barajas y las azafatas que siguen trabajando van de un lado para otro sin material. "Nadie nos lo ha proporcionado", cuenta un grupo que prefiere no dar el nombre de la aerolínea por miedo a represalias. "Amo mi trabajo", cuenta una de ellas, "pero vengo con miedo, temblando. A ver si cierran el aeropuerto porque el virus pasó por aquí".

Con esta joven coinciden sus compañeras. "El virus entró hace mucho, hace meses, cuando venían los chinos y luego con Italia. Antes me daba más miedo venir. Ahora hay mucho menos pasaje, pero aún así el riesgo existe y no tenemos material".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento