La precariedad laboral no planea tan sólo sobre los trabajadores de las empresas privadas, por lo menos en Gijón. El Ayuntamiento firma cada año unos 300 contratos temporales -casi uno al día- para que se desempeñen labores municipales, según datos del sindicato Comisiones Obreras.

Estos contratos nunca superan los nueve meses de duración y ya afectan a más del 10% de empleados municipales, unos 2.800. «Se usan de excusa los planes de empleo y el favorecer la inserción de estas personas, pero el Consistorio gijonés cubre así necesidades que son estructurales», dice Rubén Medina, portavoz de CC OO. Denuncia que el sector público, independientemente del partido político que gobierne, «usa los contratos precarios sistemáticamente».

«Al menos tienen convenio»

Las contrataciones temporales una práctica cada vez más habitual en los ayuntamientos. Los sindicatos, en vez de situarse radicalmente en contra, han decidido negociarlos: «Así al menos los empleados tienen un convenio colectivo. No es el mismo que el resto de trabajadores municipales, pero algo es algo», reconoce Rubén Medina.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO