El coronavirus se ceba con los ancianos: "Aunque sea doloroso, deben evitar el contacto con sus nietos"

José Augusto García Navarro, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.
José Augusto García Navarro, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.
SOCIEDAD ESPAÑOLA DE GERIATRÍA Y GERONTOLOGÍA

“Deben protegerse al máximo frente a la infección: evitar a toda costa los contactos y la exposición en espacios públicos”, advertía a los ancianos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado sábado al decretar el estado de alarma. El coronavirus, que apenas produce síntomas en niños, se ceba con las personas mayores, que se han convertido en el principal colectivo a preservar de la infección. 

La tasa de letalidad entre los mayores de 70 años con más de dos patologías oscila entre el 11 y 15%, de acuerdo con un estudio publicado recientemente en China. Lo explica a 20minutos el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, José Augusto García Aguado, que recalca la importancia de permanecer en sus domicilios para este grupo de riesgo y evitar contactos.

¿Cómo están viviendo los ancianos esta situación?

Lo viven con angustia, porque están tomando conciencia de que realmente son una población de riesgo. La mayoría de los ancianos, yo diría que el 100%, no ha vivido nunca una situación de epidemia mundial hasta ahora, por lo que hay un grado importante de preocupación. Además, ven cómo un porcentaje elevado de la sociedad sufrirá un gran revés, que sus propios familiares pueden ser víctimas de esta situación de crisis desde el punto de vista económico.

Muchos salen a comprar, ¿están realmente concienciados?

Yo creo que, en su mayoría, están concienciados, pero tal vez no son suficientemente conscientes del grupo de riesgo que representan. Probablemente no tengan todo el grado de percepción de la gravedad que puede suponer la infección en su caso.

¿Qué consejos les daría?

Primero, que mantengan el ánimo alto, porque esto es una crisis temporal y transitoria. En un momento dado, el ritmo de contagios dejará de crecer y comenzará a disminuir. Después llegará a desaparecer y volverá la situación normal. Esto no ha llegado aquí para estar toda la vida.

Segundo, que cumplan estrictamente las recomendaciones que les dan los servicios de Salud Pública de las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad. Por tanto, que se queden en el domicilio intentando evitar contactos.

Y tercero, que sé que para ellos es muy doloroso, que intenten no mantener contactos con sus nietos. Los niños y la gente joven pueden estar muy asintomáticos durante la enfermedad y, en cambio, son unos enormes transmisores de la misma. Por un tiempo, tienen que alejarse un poquito de ellos. Es transitorio, que no se preocupen. Ahora es muy prudente que guarden una distancia.

¿Pueden salir a hacer la compra?

Deben tener el menor número de contactos fuera de casa yquedarse en su domicilio. No hay una prohibición absoluta de que no salgan de casa, pero que lo hagan lo menos posible. Y que eviten las aglomeraciones. Si tienen que hacer una compra y ven que en esa tienda hay mucha gente y no les regulan la distancia, que vuelvan después o al día siguiente.

¿Puede ser perjudicial para ellos quedarse sin salir tanto tiempo?

Es negativo que no puedan mantener de forma activa muchos contactos sociales y realizar actividad física. Nosotros, en ese sentido, desde la sociedad, emitiremos en los próximos días recomendaciones -probablemente en vídeo y otros formatos- para poder ayudarles a mantener un mínimo de ejercicio dentro del domicilio, para que no tengan caídas desde el punto de vista físico y les invitamos a que, utilizando el teléfono y otras nuevas tecnologías, sigan con el contacto social con sus compañeros, sus amigos y su familia.

¿Cuál es la situación en los centros de mayores?

En estos centros el riesgo es enorme, porque son personas muy mayores con muchísimas enfermedades crónicas –pueden ser dos, tres, cuatro y a veces cinco o seis-. Tienen una situación de debilidad física muy importante, en ciertos casos con deterioro cognitivo y demencia. Además, algunos están en situación de fase final de vida. En estos lugares, que son muy colectivos, es muy fácil que haya un contagio muy rápida entre personas muy débiles. Es un punto muy caliente de transmisión de la enfermedad.

¿Qué le parecen las medidas adoptadas?

Las medidas son correctas, se van adaptando minuto a minuto a la situación que se va viviendo. También ha mejorado mucho la comunicación de la situación en las últimas semanas. Lo que me gustaría es que todo el mundo fuese consciente de que es una situación temporal, transitoria y que se puede vencer, pero hay que cumplir las normas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento