Sanidad autoriza que Madrid recurra a Telepizza y Rodilla para elaborar menús a los niños que tienen beca de comedor

  • El consejero de Educación acaba de anunciar el visto bueno del Ministerio. 
Comedor escolar de un colegio
Comedor escolar de un colegio
EUROPA PRESS - Archivo

El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha comunicado a través de su perfil de Twitter que el Ministerio de Sanidad acaba de autorizar que la región recurra a Telepizza y Rodilla para elaborar los menús de los aproximadamente 11.500 estudiantes que tienen concedida una beca de comedor en Madrid.

De acuerdo con la información facilitada por Ossorio, la distribución de estos menús comenzará a partir de las 12:00 horas de este miércoles. "Es una gran noticia para todos", ha opinado el consejero.

A primera hora de la mañana de este martes había trascendido que Sanidad no había dado luz verde al plan de Madrid, aunque hasta en un par de ocasiones el máximo responsable del departamento de Educación madrileño ha expresado a lo largo de la mañana que seguían a la espera de la autorización, que se ha confirmado pocos minutos después de las 13:00 horas.

La cuarta opción del Gobierno

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha desvelado este martes que recurrir a Telepizza y Rodilla había sido la cuarta opción del Gobierno regional PP-Cs. Así, la líder del Ejecutivo ha señalado que desde el pasado lunes, cuando la Comunidad decidió suspender las clases presenciales en todas las etapas desde el 11 de marzo, se comenzó a trabajar para atender la especial casuística de los alumnos que tienen una beca de comedor al ser sus familias perceptoras de la Renta Mínima de Inserción (RMI).

En un primer momento se pensó contratar a empresas de catering para adquirir los alimentos y que los ayuntamientos ayudaran en la distribución, pero se descartó la medida porque algunos consistorios de gran tamaño comunicaron que no podrían ayudar con la distribución.

El 12 de marzo se celebró una reunión con la asociación mayoritaria de hosteleros y restauradores para intentar que los niños pudieran comer en un restaurante cercano a su domicilio. "Lógicamente, este sistema debía tener un método de control de los alumnos que podían acudir a los diferentes establecimientos de restauración, pero desde la asociación se comunicó que era imposible llevarlo a cabo", señala el documento, que recuerda que, en todo caso, el cierre de restaurantes y cafeterías se decretó el 13 de marzo (y entró en vigor a las 0:00 horas del 14 de marzo) y esta opción "se convirtió en imposible". 

El viernes 13 de marzo se pensó la posibilidad de distribuir una caja con alimentos no perecederos que pudieran servir para las comidas durante un determinado número de días. "Se contactó con empresas de logística que se manifestaron de acuerdo en realizar la distribución. Posteriormente, se contactó con la asociación de grandes superficies de alimentación, pero desgraciadamente manifestaron que en estas difíciles circunstancias les era imposible participar por el enorme esfuerzo que suponía el abastecimiento de sus asociados en estos difíciles momentos". 

El siguiente paso de la Consejería de Educación fue hablar con la asociación de Marcas de Restauración "por el gran número de restaurantes que engloba". De todas las empresas asociadas, solamente Telepizza y Rodilla manifestaron tener capacidad para la labor que se pretendía.

Inicialmente se decidió dar prioridad a Telepizza "por contar con un número mayor de establecimientos en la Comunidad", según el Gobierno regional, que consideraba este extremo fundamental. Posteriormente se incluyó a Rodilla "por haber establecidos entre ambos establecimientos de restauración un instrumento de comunicación para evitar duplicidades en la entrega de menús".

Críticas de oposición y sindicatos

Cuando este lunes se anunció el plan de la Comunidad para los estudiantes con becas de comedor, partidos como Más Madrid, el PSOE-M y Unidas Podemos, además del sindicato CC OO, criticaron la medida. 

"Pizza y sándwiches no son un menú saludable para nuestros niños y niñas más vulnerables. Solidaridad y no dejar a nadie atrás sí, pero con sentido común", advirtieron desde el PSOE-M.

"Magnífica noticia para Telepizza y pésima para las familias madrileñas. La obesidad infantil se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años y ahora Ayuso pretende sustituir a las cocineras del cole por una multinacional de la comida basura. ¿Estamos locos?", señaló por su parte el portavoz de Más Madrid en el hemiciclo regional, Pablo Gómez Perpinyà.

Según ha opinado Jacinto Morano, portavoz en funciones de Unidas Podemos, el Gobierno del Estado "no ha autorizado el plan de Díaz Ayuso de dejar la distribución de comida a los escolares en manos de cadenas de fast food", sino que se trata de una postura "lógica" cuando "hace unos días la Comunidad suspendió los contratos que tenía en vigor con empresas que realizaban esta tarea en los centros escolares". 

"Lo que mejor garantizaría el bienestar de nuestros niños sería la reactivación de los contratos suspendidos a un volumen adecuado para afrontar la situación. Una vez más le ofrecemos toda nuestra colaboración al Gobierno de la Comunidad para adoptar esta solución y garantizar una alimentación saludable", ha dicho Morano.

Por su parte, la secretaria de la Federación de Enseñanza de CC OO de Madrid, Isabel Galvín, también ha puesto el foco en que la Consejería de Educación suspendió la semana pasada "unilateralmente" los contratos con las empresas encargadas del servicio de comedor escolar, "profesionalizadas, especializadas, con autorización sanitaria y conocedoras del sector".

No solo pizza, "también hamburguesas y ensaladas"

Tanto la Consejería de Educación como Telepizza afirmaron este lunes que los menús no solo constarían de pizza. "Hay también pasta, enrollados, ensaladas y hamburguesas", aseguraron desde la empresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento