El coronavirus juega aún más en contra de las personas en situación de vulnerabilidad

Un grupo de sintecho se cobija en los porches de la escula Massana, en la Gardunya.
Un grupo de sintecho se cobija en los porches de la escula Massana, en la Gardunya.
20minutos | Hugo Fernández

En Cataluña hay más de 5.500 personas viviendo en la calle o durmiendo en albergues. ¿Que opción tiene este colectivo de riesgo ahora con la reducción o cierre de algunos de sus pocos recursos a causa de la pandemia del coronavirus?

Las recomendaciones que se dan a la ciudadanía para prevenir y contener el CONVID19 son difíciles de cumplir por parte de las personas sin hogar. Los colectivos con más riesgo de vulnerabilidad no tiene un hogar donde poder realizar la cuarentena, ni tampoco opción a realizarse las pruebas para saber si han contraído o no el virus.

La mayoría de personas que viven en la calle tienen enfermedades crónicas, una mayor incidencia de enfermedades infecciosas y más riesgo de pulmonía. Es por eso que des de diferentes entidades y movimientos sociales, como Arrels, se recuerda que "vivir en la calle acorta los años de vida", y apuntan que "el coronavirus es un mal más añadido a esta situación de vulnerabilidad".

Des de Cáritas Diocesana de Barcelona se ha querido recordar que "la acción social, la acogida y el acompañamiento son pilares fundamentales de su actuación". Por ello y ante la situación de alarma sanitaria se ha ofrecido la posibilidad de trabajar en línea durante las próximas semanas, para minimizar el posible riesgo de contagio. Teniendo en cuenta esta situación, Cáritas ha decidido adaptar su actividad a las circunstancias excepcionales del país.

La entidad ha formado una comisión de seguimiento exhaustivo y diario del impacto del virus, para seguir en todo momento las recomendaciones que se hacen desde las administraciones en materia sanitaria. Desde estos movimientos sociales se ha hecho una llamada a la calma, además de agradecer la ayuda, a pesar de la situación, de seguir al lado de las personas atendidas, que en este contexto "son doblemente vulnerables". "No debemos olvidar que el deber de Cáritas, es no abandonar a las personas más vulnerables y frágiles en situación de riesgo", han explicado desde la entidad.

Siguiendo las recomendaciones del departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, las entidades sociales de Barcelona han definido una serie de instrucciones y recomendaciones. 

Algunas de las medidas son las siguientes:

En el caso de Cáritas, los equipos territoriales, programas, proyectos y departamentos cierran presencialmente, garantizando el acompañamiento individual telefónico, tarea en línea y presencia en el caso de alguna urgencia. Con el objetivo de que se pueda estar junto a las personas que más lo necesitan, asegurar un mínimo de atención y poniendo la mirada en los colectivos más vulnerables.

Des de Arrels informan que el centro cambia el horario y abrirá las tardes de lunes de viernes de 14h a 19h. Además apuntan que su "atención se centrará en ofrecer servicios básicos, como ducha, consigna y orientación sobre la situación que vivimos".

En relación con los comedores sociales, en todos aquellos que sea posible, se ofrecerá a los asistentes comida para llevar. Se insta al resto de proyectos parroquiales o arciprestales hacer lo mismo en la medida de lo posible.

Se suspende todo el voluntariado en proyectos de personas mayores, con el fin de reducir al máximo un posible contagio. Sin embargo, se pide al voluntariado que continúe manteniendo un contacto telefónico con las personas mayores que acompañan, para hacerles saber que no están solas.

Además, se han pospuesto todas las actividades y eventos que suponían una gran concentración de personas. Asimismo, se ha recomendado que todos los encuentros y reuniones se hagan remotamente o se pospongan, así como extremar las medidas de higiene, espacios de seguridad y recomendaciones generales hechas por las autoridades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento