¿Sabes qué es una Dashcam y si son legales en España?

Se colocan en el salpicadero, sujetas con una ventosa al cristal o colocadas en el espejo retrovisor.
Se colocan en el salpicadero, sujetas con una ventosa al cristal o colocadas en el espejo retrovisor.
Wikipedia

La tecnología y los dispositivos electrónicos pueden mejorar nuestra conducción y nuestra seguridad, pero antes de llenar el salpicadero de accesorios es importante saber para qué sirven, si realmente son útiles y si pueden suponer un peligro al volante para nosotros y los demás conductores. 

Entre todos estos gadgets para automóviles que se pusieron de moda y siguen teniendo bastantes adeptos, se encuentran las Dashcams. Su nombre es la abreviación de ‘dashboard camera’ o cámara de salpicadero, en castellano. No son una novedad, pero su uso ha abierto varios debates en la normativa vial española

Estas cámaras se colocan en el salpicadero, sujetas con una ventosa al cristal o colocadas en el espejo retrovisor con un elemento de sujeción. Además, actualmente pueden tener varias características y precios cómo grabar en HD, disponer de conexión Wi-Fi, ser táctiles, detectar las frenadas bruscas para grabar… en resumen, un sinfín de opciones y prestaciones. 

¿Para qué sirven?

Este tipo de cámaras son muy útiles para grabar accidentes o diversos siniestros y facilitar pruebas que eviten el fraude a aseguradoras o problemas legales de otro tipo. El único problema es el factor legal y la manera de obtener esas imágenes que se utilizarían como prueba.

La instalación de las Dashcams como manera de grabar es tipo de situaciones fue muy acogido hace unos años en Rusia, donde hay muchísimos casos de corrupción policial y de intento de fraude al seguro. Con el uso de las cámaras en el salpicadero se frenaron bastante estos incidentes.

En España, sin embargo, la situación es diferente. No es ilegal llevar una cámara de este tipo en el coche, pero si la manipulas mientras conduces podrás ser sancionado (al igual que, por ejemplo, el GPS). En lo que se refiere a las imágenes grabadas con ella, no habrá ningún problema si son de uso doméstico o recreativo.

Pero, el problema se plantea a la hora de usar los vídeos como prueba en un juicio. No se admitirán como pruebas válidas ya que el uso de estas cámaras atenta contra el derecho a la intimidad español, siendo las fuerzas y cuerpos de seguridad los únicos con competencia para grabar en espacios públicos en concepto de vigilancia (que no sería en uso doméstico, lo que sí que pueden hacer todos los ciudadanos). 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento