Tengo un pequeño proyecto empresarial... ¿cómo puedo sobrevivir al coronavirus sin irme a la ruina?

Imagen de archivo de personas trabajando.
Imagen de archivo de personas trabajando.
Odilion Dimier /GTRES

Si bien en estos momentos la principal preocupación para muchos es preservar la salud y frenar el contagio, el coronavirus trae aparejadas otras preocupaciones para muchas personas. Se prevé que los daños que la epidemia pueda causar a nivel económico sean elevados, con todo lo que ello conlleva tanto para empresarios como para trabajadores.

Especialmente los autónomos y quienes tienen pequeñas empresas enfrentan ahora un periodo de incertidumbre y gran dificultad para mantener a flote su negocio. La actividad para muchos de estos profesionales se ha visto súbitamente paralizada por un periodo de tiempo que aún está por determinar, y disponen de unos recursos mucho menores que los de una gran empresa para subsistir.

Pautas de supervivencia

Desde Mi Director Financiero, empresa dedicada a dar servicios de dirección financiera a empresas, autónomos y pymes, aconsejan elaborar un plan de Tesorería con información detallada que especifique cuántos meses puede aguantar el negocio con los recursos de que dispone y con pautas de actuación para eventualidades como la epidemia actual.

Con esta información, el autónomo o pequeño empresario puede decidir los siguientes pasos a seguir para alargar ese periodo. En cualquier caso, debería dedicarse al muy corto plazo, para asegurar la liquidez de la empresa durante al menos los próximos tres a cinco meses.

Mi Consultor Financiero aconseja entonces revisar los clientes pendientes de cobro y tratar de asegurar el cobro con todos los medios al alcance del autónomo o pyme. "Hay que lucharlo, porque esto puede ser la salvación de tu proyecto", indica Eduardo Flores, CEO de la empresa, que advierte de que es posible que los clientes pongan trabas.

De la misma manera, es recomendable lo inverso: atender a los pagos inminentes a los proveedores. Y aunque es posible negociar un atraso con aquellos con los que el empresario o autónomo tenga confianza, "debe ser una negociación, no un impago", matiza Flores.

El siguiente paso sería tratar de negociar periodos de carencia con aquellas entidades con las que la empresa tenga créditos vivos. De esta manera, es posible liberar recursos para atender pagos más inmediatos.

Al mismo tiempo, Flores recomienda dejar de pagar cualquier pago superfluo que no reporte nada de valor a la empresa en la actual situación y, si hay alguna inversión importante que suponga una salida de recursos de la empresa, intentar negociar un parón de unos meses. 

Respecto al personal, Mi Consultor Financiero recuerda que "el despido no es la única solución", y de hecho señalan que puede ser perjudicial: "Cuando esto pase, que pasará, no te puedes encontrar solo sin tu equipo".

Así, recomiendan "hacer ver a los trabajadores que la empresa es también su forma de vida" e "incluir a los trabajadores en el momento actual para pedir su colaboración; discutir juntos qué se puede hacer y cómo afrontar juntos estos momentos".

El boom del teletrabajo

De la misma manera que muchas grandes compañías han optado por implantar el teletrabajo siempre que sea posible, aquellos autónomos y pequeñas empresas que puedan trabajar desde casa pueden encontrar así una forma de mantener su actividad.

Además, el teletrabajo minimiza el riesgo de contagio entre los empleados, lo que también reduce los conflictos con los derechos y coberturas del colectivo en cuestión.

En el caso de producirse el contagio, de hecho, la única prestación con la que puede contar un autónomo es una prestación por una baja por enfermedad común. Los términos se encuentran recogidos en la Dirección General de la Seguridad Social, del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, pero a grandes rasgos se comienza a percibir desde el cuarto día y su cuantía equivale al 60% de la base reguladora. Es decir, si el autónomo cotiza por la mínima, ascendería a 19 euros diarios.

Plan de Choque del Gobierno

La pasada semana, el Gobierno anunció un "plan de choque" en materia económica, precisamente con el objetivo de minimizar el daño económico. En este paquete se incluían varios puntos orientados a pymes y autónomos.

Entre ellas destaca el aplazamiento y fraccionamiento del pago de impuestos por seis meses para pymes y autónomos previa solicitud y sin cargo alguno. Según los cálculos del Ejecutivo, esta decisión puede aportar unos 14.000 millones de euros adicionales de liquidez.

Otra medida contemplada es el lanzamiento de una línea del ICO dotada de 400 millones de euros, con crédito para empresas y autónomos del sector de transporte, turismo y hostelería. Los detalles para acceder a las ayudas están detallados en el documento publicado el pasado viernes en el BOE al respecto.

Más posibles medidas

Ante la actual situación, numerosas asociaciones de profesionales han pedido al Gobierno varias medidas para rebajar la presión que la epidemia supone para autónomos y pymes. Por una parte, la Asociación Nacional de Trabajadores Autónomos ha solicitado que se suspenda la subida de cualquier impuesto, coste laboral o base de cotización. Igualmente, pide a la Seguridad Social y a la Agencia Tributaria que el coronavirus sea una causa justificada para acceder al cese de actividad y que los autónomos de baja o en cuarentena queden eximidos del pago de la cuota mensual.

Por otro, la Unión Profesional de Trabajadores Autónomos ha propuesto la bonificación del 100% de la cuota de la Seguridad Social desde el inicio de la incapacidad temporal (IT) en los casos de baja y cuarentena con duración íntegra. También han pedido que se aplique el cese de actividad a los autónomos que vean reducida su facturación en un 25% o más, aquellos que se vean obligados a suspender temporalmente su actividad económica y aquellos que tengan personas a su cargo.

Con todo, estas son aún sólo solicitudes, por lo que no queda más que esperar a ver que decisiones toma el Gobierno en adelante y hacer lo posible para mantener el negocio a flote, a pesar de la incertidumbre que ha traído la epidemia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento