Los primeros detenidos al no quedarse en casa por el coronavirus: uno escupió ante la policía, otro graba en el calabozo

Dos mujeres con mascarillas caminan por Barcelona en una imagen de archivo.
Dos mujeres con mascarillas caminan por Barcelona en una imagen de archivo.
David Zorrakino - Europa Press

En diferentes puntos de España, como Zaragoza, Murcia o Segovia, se han producido detenciones por incumplimiento de las restricciones del estado de alarma por la pandemia de coronavirus decretado por el Gobierno el pasado sábado. También se han dado casos de multas por encontrarse fuera del domicilio sin un motivo justificado.

En Zaragoza, solo unas horas después de que se anunciase el decreto, entre las 00.30 y la 1.00 de la madrugada del domingo, la Policía Local acudió a un domicilio particular en la calle Santiago Lapuente en el barrio de Jesús donde se estaba celebrando una fiesta. Según informa El Heraldo de Aragón, los vecinos se quejaron del ruido provocado.

Cuando los policías llegaron, los residentes se negaron a dejarles entrar. La puerta, que tenía cristales, se rompió, aunque se desconoce el motivo. La Policía Local de Zaragoza ha explicado que los dos primeros agentes fueron recibidos con agresividad y que, cuando pidieron que se bajase la música, fueron insultados y les arrojaron algunos objetos.

Los policías pidieron refuerzos y los residentes, tres hombres y dos mujeres, fueron detenidos por resistencia y atentado contra la autoridad. Por su parte, uno de los detenidos grabó un vídeo desde los calabozos de la comisaría del Actur en el que denuncia el trato recibido. Uno de ellos muestra una brecha en la cabeza suturada con grapas y otro enseña heridas en sus muñecas.

Detenido por escupir delante de la policía con síntomas de coronavirus

En la mañana del lunes, un joven ha sido detenido en Segovia, en el barrio de La Albuera, acusado de atentado y resistencia a agentes de la autoridad, según informa El Norte de Castilla.

El hombre se encontraba bebiendo en el  recinto ferial junto a otras personas cuando la Polícia Local de Segovia se ha acercado a recordarles las restricciones establecidas por el nuevo decreto. El arrestado, que aseguró tener el coronavirus, se enfrentó a los agentes y escupió cerca de ellos. 

El detenido fue llevado al centro de salud del barrio de San Lorenzo y después al Hospital General. En ambos sitios se comprobó que tenía los síntomas pero no se le hizo la prueba. La Policía Nacional consultó con el juez de guardia, quien decidió mantener al joven en su domicilio durante la cuarentena. Cuando acabe, el juez definirá la sanción.

El hombre detenido en Murcia: "Yo voy donde me sale de los cojones"

Este lunes, en el Paseo Marqués de Corvera de Murcia, dos agentes de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional preguntaron a dos hombres que paseaban dónde iban. Respondieron que solo estaban paseando, por lo que los agentes les informaron de las restricciones del estado de alarma, según informa La Opinión de Murcia.

Uno de los hombre, de 35 años, respondió: "Yo voy donde me sale de los cojones". Según los agentes, tras insistir en las nuevas normas, el hombre volvió a contestar en el mismo tono. Al considerar que el hombre no iba a volver a su casa, fue detenido y llevado a la comisaría del barrio del Carmen.

En Madrid la Policía Nacional ha detenido a varias personas por infringir las restricciones impuestas por el estado de alarma, entre ellas un hombre que enseño un carné de militar falso para justificar que estaba en la calle y otro que se negó a abandonar un parque infantil donde estaba bebiendo.

Multas por el estado de alarma

En la Comunidad de Madrid, la más afectada por el impacto del coronavirus, la Policía Nacional y la Guardia Civil impusieron este domingo cientos de advertencias pero pocas denuncias.

Con todo, la jornada de domingo dejó ya las primeras sanciones en otros puntos de la geografía española. En Navarra, la Policía Foral multó a la persona responsable de dos niñas que debían estar en casa a la espera de realizar la prueba del coronavirus y que, sin embargo, paseaban en bicicleta por la calle.

En Vigo, la policía sancionó a cuatro jóvenes que estaban escuchando música en la zona peatonal de un aparcamiento. Tras ser advertidos por los agentes, reconocieron que conocían la prohibición, pero se justificaron en que estaban "pasando el rato".

También en Galicia, en Pontevedra, los agentes denunciaron a un hombre que paseaba con una mujer por la vía pública. Cuando la policía le exigió que se identificara, el hombre reaccionó insultando a los policías y tirándoles el DNI al suelo. En Utrera (Sevilla), una mujer se negó a abandonar un parque al que acudió con una menor.

Además de las identificaciones en la calle, la policía también ha tenido que acudir a locales que abrieron al público en contra del decreto. En Villarrobledo (Albacete), los agentes tuvieron que desalojar a las 18 personas que se encontraban en un bar de la localidad e interponer la correspondiente multa al propietario.

Los policías pueden recurrir al artículo 36.6 de la ley mordaza, una norma que regula las infracciones graves, con multas de entre 601 y 30.000 euros, y en su punto sexto contempla sanciones por: "la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento