Un bufete, sobre el accidente de Barajas: "Existe responsabilidad del fabricante"

  • Ribbek Law Chartered representa a 18 familias de pasajeros.
  • "Ya ni Boeing ni nadie cuestiona el fallo en la alarma de aviso", dicen.
  • Boeing "está colaborando con la Justicia estadounidense", asegura.
El avión siniestrado en el que murieron 154 pasajeros.
El avión siniestrado en el que murieron 154 pasajeros.
20minutos.es

El bufete de abogados Ribbek Law Chartered afirmó este viernes, tras conocer el informe preliminar de la Comisión de Investigación del accidente de Spanair, que "ya ni Boeing ni nadie cuestiona el fallo en la alarma de aviso", que debió alertar a los pilotos de que el avión no contaba con la configuración correcta para el despegue, según explicó un representante del despacho."Está claro que

existe responsabilidad del fabricante del aparato", afirmó el representante del bufete americano, que
del avión siniestrado el pasado 20 de agosto en la causa abierta contra Boeing en Estados Unidos (EE UU).

Según explicaron las mismas fuentes, una muestra de ello es que Boeing "está colaborando con la Justicia" estadounidense y "cumplirá" con el plazo de seis semanas dado por el juez para que entregue toda la información técnica disponible sobre el avión JK5022 accidentado en Barajas, que se saldó con 154 muertos.

Los 'flaps' y 'slats' no estaban configurados

Los demandantes solicitan al juez que Boeing identifique al fabricante de los 'flaps' y 'slats' --alerones situados en las alas imprescindibles para el despegue-- y de su sistema de control. El bufete considera que el constructor aeronáutico estadounidense es "responsable pero podría derivar la responsabilidad a una subcontrata", por lo que no descarta extender la demanda contra otras empresas. El juez Ronald Davis de Illinois (EE UU) celebró el pasado lunes la primera audiencia por la demanda interpuesta por Ribbek Law Chartered

en nombre de los familiares de 18 fallecidos en el siniestro de Barajas y en la que está imputado Boeing. La demanda, presentada el pasado 3 de septiembre, está dirigida contra
McDonnell Douglas, fabricante del avión, y Boeing, propietaria de McDonnel Douglas y con sede en Chicago.

El informe preliminar hecho público el jueves por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) constató que los 'flaps' y 'slats' no estaban configurados para el despegue y los pilotos no tuvieron constancia de ello porque los sistemas sonoros de aviso (TOWS) no funcionaron.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento