El amor en tiempos de pandemia: "Los divorcios vendrán tras la cuarentena"

Una pareja se hace un selfi con mascarillas en Madrid.
Una pareja se hace un selfi con mascarillas en Madrid.
EP

Pocas veces los matrimonios se habían visto tan amenazados como ahora: semanas y semanas de total reclusión, niños sin clase incluidos. Sobrevivir al reto no es sencillo. "Trabajando los dos en casa y con una niña de 4 años el ambiente no es de amor y felicidad, te lo aseguro", cuenta Marina, una madrileña que lleva una semana en cuarentena. 

El coronavirus ha reducido a la mínima expresión las posibilidades para airear la cabeza y evitar una hecatombe amorosa. Ni gimnasio, ni parque, ni cine, ni bares... nada. La reclusión tiene que ser total. ¿Qué podemos esperar tras la cuarentena? 

"Puede ser una locura", cuenta a 20minutos Marta Higueras, psicóloga y experta en relaciones de pareja, que estos días atiende a sus pacientes de forma online porque "las crisis a nivel emocional se disparan". "El contacto sin posibilidad de escape puede acabar de dos maneras: compartiendo todo con el otro o con angustia". 

Los niños son, en este caso, un elemento de disputa. "Se estresan, necesitan mucha atención y esto puede derivar en conflictos". Por ello, Higueras considera que lo mejor es "naturalizar" que va a haber "momentos de rechazo hacia la otra persona". Pero no se asusten, no todo serán malas noticias: "Habrá parejas que consigan reencontrarse, que disfruten de un tiempo que no tienen. No siempre tiene que ser algo negativo". 

"Hay que naturalizar que habrá momentos de rechazo hacia la otra persona"

Lo cierto es que el virus ha golpeado enormemente la salud del planeta y sus efectos se dejarán sentir en nuestras vidas, por eso los sociólogos observan con incertidumbre esta inusitada situación. ¿Es verdad eso que dicen de que el roce hace el cariño o el confinamiento motivará las rupturas?

 "En época de crisis no se producen baby booms porque la gente es más contenida", sostiene Roberto Barbeito, profesor de sociología de la URJC. "Es más probable que surjan conflictos en la pareja. No va a ser fácil que se disparen los divorcios en el corto plazo por las propias circunstancias. Los divorcios vendrán después de la cuarentena, pero dependerán mucho de la situación económica".

"En tiempos de crisis se estrechan lazos"

María Sánchez, demógrafa, no lo tiene tan claro. "Hay que esperar a las estadísticas del año que viene. No tengo muy clara cuál va a ser la consecuencia de lo que está pasando. Hay tantos escenarios posibles...". 

Para ella, las parejas que están separadas físicamente por la cuarentena, que viven en casas diferentes para evitar contagios, saldrán reforzadas: "En tiempos de crisis se estrechan los lazos". Tampoco se verán amenazadas esas parejas con estudios universitarios que comparten vivienda. "Están acostumbradas a teletrabajar. Seguramente sean personas que se han independizado más tarde, que tienen muy claro lo que quieren".  

En el lado opuesto estarían las parejas que ya antes de la crisis del coronavirus estaban en la cuerda floja e incluso las personas sumidas en relaciones tóxicas. "Es posible que la víctima, con la distancia, se dé cuenta de la situación y decida cortar". 

"La mayoría de españoles viven en 90m2. Hay que gestionar bien la convivencia y los momentos de tranquilidad"

Aún así, el confinamiento, la convivencia inevitable, tendrá peores consecuencias en las parejas en las que no hay un reparto equitativo del trabajo doméstico. "Si se siguen produciendo los mismos comportamientos", continúa Sánchez, "dará lugar a conflictos más fuertes".

Todo esto puede verse agravado en el caso de las familias que viven en casas pequeñas. "Tendrán un nivel de estrés más alto". Con ella coincide Barbeito, que explica que la mayor parte de los españoles viven en viviendas "de no más de 90 metros cuadrados, de manera que habrá que gestionar bien la convivencia, el uso de los espacios y los momentos de tranquilidad individual".

¿Y qué pasa con las familias con hijos? "Si los dos miembros trabajaban antes de la crisis, en ese caso el teletrabajo es una bendición para ellos", retoma María Sánchez, demógrafa. "Los padres suelen hacer grandes obras de ingeniería familiar. Antes del estado de alarma ya se organizaban muy bien y ahora tienen mayor tranquilidad porque están los dos en casa".

Para ella, esta crisis sanitaria puede traer, incluso, resultados positivos. Si después de la cuarentena las empresas interiorizan que el teletrabajo es una opción, el nivel de fecundidad puede que aumente, como pasó con Suecia, porque los padres podrán conciliar".

"No vamos a ver igual el futuro"

Más allá de las consecuencias que puede acarrear el Covid-19 en el amor, una cosa es evidente: la sociedad no será la misma cuando esto acabe. El sociólogo Barbeito considera que esta crisis sanitaria va a cambiar cosas tan cotidianas como la idea de futuro. "No sabemos cómo vamos a salir de la cuarentena, pero en principio con incertidumbre. No vamos a ver igual el futuro, la idea de planificar a medio y largo plazo va a desaparecer". 

Aún así, es difícil conjeturar porque no hay hechos históricos que se le parezcan. "Lo más parecido a lo que estamos viviendo es una guerra, pero tampoco tanto porque después de las guerras viene la victoria y la recuperación", detalla Barbeito. "En este caso, tras las cuarentenas, no está claro lo que va a pasar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento