El choque entre Podemos y algunos ministros del PSOE retrasa hasta el martes el plan económico contra el virus

  • La cantidad de inversión pública a dedicar para paliar los efectos de la crisis que viene habría sido el detonante del choque.
  • Ministros socialistas como José Luis Ábalos (Transportes) o José Luis Escrivá (Seguridad Social) se habrían alineado con las peticiones de Unidas Podemos.
  • "El impacto económico y social va a ser de envergadura", admite el presidente Pedro Sánchez.
Los ministros guardan las distancias de seguridad en el Consejo extraordinario para evitar el contagio.
El Consejo de Ministros extraordinario de este jueves.
MONCLOA

La crisis del coronavirus y las medidas del Gobierno para afrontar no solo la emergencia sanitaria, sino también los problemas económicos que vendrán derivados de esta, han generado un monumental choque entre Unidas Podemos y algunos ministros socialistas en el Consejo de Ministros celebrado este sábado. Y, pese a la urgencia de este plan económico para amortiguar la crisis que viene, el presidente Pedro Sánchez anunció este sábado que su aprobación se retrasa hasta el martes que viene.

La necesidad de asumir medidas de emergencia económica ha dinamitado la tranquilidad que, aún con algunos sobresaltos, había presidido hasta ahora la coalición de Gobierno. Las diferencias se han producido en puntos clave para los sectores más vulnerables, relativas por ejemplo a la posibilidad de reconocer condiciones especiales a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que las empresas declaren como consecuencia de la emergencia sanitaria. A este respecto, Sánchez se limitó a recordar que su intención es "flexibilizar" este mecanismo mientras dure la emergencia.

A grandes rasgos, la cantidad de inversión pública a dedicar para paliar los efectos de la crisis que viene ha sido el detonante del choque. Y ese choque no se circunscribe a las fronteras de los partidos, aunque tres de las ministras más reacias al aumento del gasto fueron socialistas, entre ellas la vicepresidenta Carmen Calvo y las titulares de Economía y Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero.

Frente a este sector, el vicepresidente segundo Pablo Iglesias o la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz -ambos de Unidas Podemos- fueron los más proclives a fuertes estímulos públicos. No obstante, ciertos ministros del PSOE como el de Transportes, José Luis Ábalos, o el de Seguridad Social, José Luis Escrivá (este último señalado habitualmente como uno de los guardianes de la ortodoxia económica del Ejecutivo) se habrían puesto del lado de Iglesias o Díaz.

Sea como fuere, Sánchez avisó tras el Consejo de Ministros de que "el impacto económico y social va a ser de envergadura", y prometió acudir "en los próximos días" al Congreso de los Diputados a rendir cuentas de las medidas que se adopten. El presidente no adelantó en qué pueden consistir estas medidas, y se limitó a prometer "trabajadores, autónomos y empresarios que el Gobierno de España va a hacer todo lo que esté en su mano para amortiguar los efectos sociales y económicos" de la crisis del coronavirus.

En un momento tan delicado, Sánchez esquivó las preguntas sobre las discrepancias sostenidas entre algunos de sus ministros durante la intensa jornada del sábado. "Hemos tenido muchas horas" de un "debate" que fue "intenso", planteó el presidente del Gobierno, que no obstante aseguró que "todos y cada uno de los miembros del Gobierno hemos estado aportando para hacer el mejor decreto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento