El Gobierno moviliza a los médicos para trabajar en todo el país y podrá "ocupar" fábricas o farmacéuticas para asegurar el abastecimiento

El hospital de Igualada en una imagen de este jueves, en la que se ve a una trabajadora del centro con mascarilla.
El hospital de Igualada en una imagen de este jueves, en la que se ve a una trabajadora del centro con mascarilla.
EFE

A partir de la declaración del estado de alerta, este lunes a las 8 de la mañana, todo el personal sanitario público, tanto civil como militar, quedará “bajo las órdenes directas del Ministerio de Sanidad”, que podrá imponer “servicios extraordinarios por duración o naturaleza” o su “distribución en el territorio” en caso de que fuera necesario.

Esta provisión figura en el texto provisional del real decreto ley que discute en estos momentos el Consejo de Ministros extraordinario que declarará el estado de alarma por la emergencia del coronavirus. Por lo que respecta a la disposición de material y medicamentos, también  contempla la posibilidad de "ocupar transitoriamente" industrias, fábricas o locales de cualquier naturaleza para asegurar el abastecimientos.

Según el documento al que ha tenido acceso 20 Minutos, allí se incluyen "centros, servicios y establecimientos sanitarios de titularidad privada, así como la industria farmacéutica".

De esta manera, el Gobierno se reserva así la posibilidad de tomar el mando en la sanidad privada, aunque en principio las medidas se dirigen al sector público,  El decreto dispondrá que el Ministro de Sanidad “podrá ejercer aquellas facultades que resulten necesarias a estos efectos respecto de las centros sanitarios privados”.

Con el estado de alarma, todas las autoridades civiles de la administraciones públicas, en particular las sanitarias, quedarán bajo las órdenes directas del Ministro de Sanidad, a pesar de que comunidades y ayuntamientos mantendrán sus competencias. Sin embargo, el departamento que dirige Salvador Illa entrará en escena “en el ejercicio de cuantas facultades resulten necesarias para garantizar la cohesión y equidad en la prestación del referido servicio”.

Por ello, autoridades y funcionarios de la salud pública estarán a “la plena disposición” de Sanidad, que podrá determinar “servicios extraordinarios por duración o naturaleza” pero también movimiento geográficos. Sanidad podrá determinar “la mejor distribución en el territorio de todos los medios técnicos y personales, de acuerdo con las necesidades que se pongan de manifiesto en la gestión de esta crisis sanitaria”, indica el texto provisional del decreto sobre el que el Consejo de Ministros sigue trabajando.

La disponibilidad del personal sanitario a las disposiciones que vaya determinando Sanidad también afectarán a “personal, centros y establecimientos sanitarios de carácter militar” que, llegado el caso también serán llamados a “reforzar el sistema nacional de salud en todo el territorio nacional”.

Suministro sanitario

El estado de alarma también pondrá en pie medidas para el “aseguramiento del suministro” de bienes y servicios para la protección de la salud pública. Como ocurrirá con médicos y demás personal sanitario, también los bienes y personas involucrados en el suministro de material sanitario quedarán a disposición de la autoridad, en este caso, el Ministerio de Sanidad.

Así, además de la “ocupación temporal” de desde fábricas a farmacéuticas, el Gobierno se dispone “impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento del mercado”.

También, practicar “requisas temporales” de todo tipo de bienes y “prestaciones personales obligatorias”

Mostrar comentarios

Códigos Descuento