Dos años a un taxista por matar a un repartidor de Telepizza tras saltarse un semáforo e ir a elevada velocidad

El Juzgado de lo Penal 4 de Valladolid ha condenado a dos años de cárcel a un taxista, A.S.G, como consecuencia del accidente registrado en octubre de 2018 en la capital donde falleció en el acto un repartidor de Telepizza que circulaba en motocicleta, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
Trib.- Peticiones de hasta 4 años para un taxista acusado de saltarse un semáforo y matar a un repartidor de Telepizza
Trib.- Peticiones de hasta 4 años para un taxista acusado de saltarse un semáforo y matar a un repartidor de Telepizza
EUROPA PRESS. - Archivo

En su sentencia, el juez sostiene que de la valoración del acervo probatorio "no existe una mínima duda razonable de la concurrencia del tipo penal de homicidio por imprudencia grave", de ahí la imposición de dos años de cárcel, junto con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por espacio de tres años, en consonancia con la petición del fiscal.

En concepto de responsabilidad civil, el condenado habrá de indemnizar a la familia de la víctima con cerca de 180.000 euros, cantidad que en su práctica totalidad ya había sido abonada, y todo ello con imposición de las costas procesales, entre las que se incluirán el 50 por ciento de las correspondientes a la acusación particular.

Por contra, el taxista ha sido absuelto del delito de conducción temeraria que le imputaba la acusación particular, que pedía cuatro años de cárcel, la privación del derecho a conducir por idéntico periodo y su inhabilitación especial como profesional del taxi por seis años.

NIEGA QUE SE SALTARA EL SEMÁFORO

El suceso se produjo sobre las 01.30 horas del día 25 de octubre de 2018 cuando el taxista A.S.G. conducía su vehículo de transporte público por la Avenida de Salamanca a una velocidad superior a la permitida, como así él mismo reconoció en el juicio y que un informe de la Policía Municipal sitúa en unos 90 kilómetros hora, para una vía de 50, y al llegar al cruce con la calle Francisco Mendizábal no respetó el semáforo que se hallaba en rojo, algo que él negó de forma categórica.

Fruto de ello, se produjo el choque entre el taxi y el ciclomotor marca Yamaha que conducía José Ignacio S.O, de 38 años, quien en ese momento, tras concluir su jornada como repartidor en Telepizza, se disponía a regresar a su casa. El motociclista, que convivía con sus padres y tenía una hermana mayor, murió casi en el acto.

En su fallo, el juez sentenciador razona que si bien el acusado negó en el plenario haber rebasado los semáforos que regulan la circulación de la Avda de Salamanca en fase roja y mas concretamente el relativo al cruce donde se produjo el accidente, "lo cierto es que, en su primera yespontánea declaración, ante el equipo de atestados, que sepersonó en el lugar tras producirse el siniestro, vino areconocer tal circunstancia".

Tal declaración, apostilla el magistrado, fue confirmada por el instructor y el secretario de la Policía Local, que depusieron en el juicio como testigos, y ratificada, además, por la testifical del únicotestigo presencial de los hechos, quien avisó del accidente, yque circulaba detrás del vehículo del acusado aquella noche.

A ello se suma el informe técnico pericial elaborado por un agente de la Policía Local en el que, tras analizarse la circunstancias de la vía, huellas y vestigios, ubicación de los impactos, posición y distancia en que quedaron el vehículo y la motocicleta y el cuerpo delfallecido, concluye que el turismo circulaba a una velocidadde +/-90km/h-el acusado reconoce unos 80Km/h-y que la causadel impactó resultó ser el no detenerse ante el semáforo regulador del cruce que se encontraba en rojo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento