Un análisis del Colisionador de Hadrones confirma que algo raro está pasando

  • Un experimento revela una anomalía que desafía la teoría de la física de partículas.
El acelerador de partículas LHC (Gran Colisionador de Hadrones), ubicado en el CERN (Francia y Suiza).
El acelerador de partículas LHC (Gran Colisionador de Hadrones), ubicado en el CERN (Francia y Suiza).
GTRES

El Gran Colisionador de Hadrones es el acelerador de partículas más grande del mundo. Está en la sede del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), en la frontera entre Francia y Suiza y realiza experimentos para resolver preguntas acerca del origen de universo. Ahora, uno de esos experimentos ha descubierto una anomalía, una desviación entre lo que han medido y lo que predice la teoría central de la física de partículas, informa Gizmodo.

El experimento se llama LHCb, y tras tres años de análisis de datos, la discrepancia se mantiene.

Los aceleradores buscan nuevas partículas usando la famosa ecuación E=mc2. Las aceleran casi a la velocidad de la luz y las aplastan dentro de los detectores. La energía liberada se convierte en partículas que no se ven a menudo en la Tierra. Fue así como se descubrió el bosón de Higgs. Pero como este método no produce nuevas partículas, otros experimentos buscan indirectamente indicios de una nueva física., como observar cómo las partículas se desintegran en otras partículas.

En el experimento LHCb, la desintegración que se produce difiere de las expectativas de los científicos, si bien no cumplen la teoría de los cinco sigmas: hace falta una diferencia de cinco desviaciones estándar entre el experimento y la teoría para anunciar un verdadero descubrimiento.

Esta semana, los investigadores anunciaron que la discrepancia entre teoría y experimento ha persistido con nuevos datos. No se sabe qué podría causar esta diescrepancia, pero los investigadores creen que este tipo de tensiones puede ser la base para nuevos descubrimientos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento