El Consejo de Ministros aprobó este viernes la ampliación de la garantía de depósitos hasta 100.000 euros por entidad y titular y la creación del fondo con cargo al Tesoro de 30.000 millones de euros -ampliable a 50.000 millones- para comprar activos "de calidad" a las entidades y facilitar así el crédito.

Estas dos medidas pretender afianzar la confianza de los ahorradores españoles

El Ejecutivo aprobó estas dos medidas con la finalidad de afianzar la confianza de los ahorradores españoles y dinamizar la economía con la inyección de liquidez.

La primera medida será de inmediata aplicación. La segunda de ellas aún tendrá que seguir su tramitiación y recibir el visto bueno de la Comisión Europea.

El plan de Zapatero

El Consejo de Ministros ha aprobado la creación de un fondo de 30.000 millones, que podrá ampliarse hasta 50.000 millones y que tiene como objetivo dinamizar la economía con una inyección de liquidez a bancos y cajas y facilitar el crédito a empresas y ciudadanos. Estas son algunas de las respuestas que sobre las dudas generadas:

  • Plazo. El Gobierno ha confirmado que las primeras operación se realizarán en el último trimestre de 2008. Para ello se ha aprobado un crédito extraordinario por importe de 10.000 millones de euros ampliables hasta los 30. Tiene caracter temporal. Cuando las condiciones del sistema financiero se normalicen, podrá extinguirse.
  • Entidades. Todos los bancos y cajas podrán acceder a este fondo. Pero en la misma medida en que participan en la actividad crediticia. Una entidad con pocos créditos podrá vender activos por una cuantía menor que una con muchos.
  • Compra. Se seleccionarán los activos de acuerdo con los mecanismos habituales del mercado. Es decir: hasta que la crisis hizo decaer la actividad y cundió la desconfianza, los bancos y cajas se compraban y vendían activos unos a otros con un modelo de mercado, que será el que utilice el Gobierno para, a través del Tesoro, hacerse con esos activos.
  • Activos. Son lotes de productos financieros que los bancos han vendido a sus clientes. Por ejemplo: se agrupa una cantidad de hipotecas, se les pone un precio y una serie de condiciones y el Tesoro lo comprará de acuerdo al precio de mercado. Cuando pase la crisis, se podrán volver a vender. No está previsto que se incluya en las operaciones una cláusula de recompra.
  • Garantía. A diferencia del plan Bush, que adquiere activos 'tóxicos', en España se comprarán activos de calidad. Son los calificados como AAA según el baremo que se utiliza para estos productos financieros. Es decir: los mejores, los que más garantías ofrecen. En los últimos meses, después del desplome del mercado, las agencias de calificación, que son las que certifican la calidad de los productos de acuerdo con unos principios técnicos establecidos, han incrementado las exigencias para otorgar tal nivel.
  • Circulación. El objetivo del plan es que los bancos y cajas dispongan de liquidez y reactiven la circulación del dinero y se reanude la concesión de créditos a empresas y particulares, para reactivar la actividad económica. El Gobierno comprará titulizaciones recientes para tratar de asegurarse ese objetivo. Además, "se están analizando diversas fórmulas y procedimientos para garantizar que sí que lo ponen en el mercado", en palabras del secretario de Estado de Economía, David Vegara.
  • Financiación. "El plan no costará ni un céntimo al contribuyente", dijo Solbes. Será así porque el Tesoro emitirá deuda para financiarlo. Los inversores podrán comprarla mediante subasta. Esto "no quiere decir que no haya riesgo, pero se buscará que la rentabilidad lo compense", dijo Vegara. El riesgo, por cierto, lo asume el Estado y, por ende, los contribuyentes.
  • Control. Habrá auditoría pública y control parlamentario en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. El Gobierno, sin embargo, no asegura que se conozca el nombre y grado de participación de las entidades financieras, por respeto a la privacidad de las empresas.
  • Cuantía. Antes de que acabe el año habrá ya 10.000 millones en marcha, ampliables hasta 30.000. Esta segunda cifra es el tope máximo que se ha fijado al Fondo, aunque se deja margen para incrementarlo en otros 20.000 millones. En ningún caso se superarán esos 50.000 millones, según aseguró David Vegara.