Tras la fuerte caída experimentada por Wall Street el jueves (cerró por debajo de los 9.000 puntos), el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cayó un 9,62% al cerrar. El parqué nipón abrió la sesión con una caída en picado que le llevó a perder más del 7% durante los primeros treinta minutos de cotización, hasta situarse por debajo de los 8.500 puntos. Las bolsas de Hong Kong y Singapur cayeron, también, en torno a un 7%.

Los principales perjudicados son el hierro y el acero, las compañías de financiación y las inmobiliarias
Se trata de la primera vez en más de cinco años, desde el 28 de mayo de 2003, que el selectivo tokiota retrocede hasta un nivel tan bajo.

45 minutos después de su apertura, el Nikkei seguía acumulando pérdidas de más del 11% y en la Bolsa de Osaka suspendieron parte de la cotización de forma temporal ante las incesantes pérdidas.

En la apertura, el índice Nikkei de la Bolsa de Valores de Tokio cayó 414,79 puntos, ó un 4,53%, hasta situarse en los 8.742,70 puntos, por debajo de los 9.000 puntos también por primera vez desde junio de 2003.

Los principales perjudicados de este desplome bursátil fueron los sectores del hierro y el acero, las compañías de financiación al consumidor y las inmobiliarias.

El pánico de Wall Street llegó a Japón

Varios analistas citados por la agencia local de noticias Kyodo explicaron que el pánico se apoderó de los inversores de Tokio después de que Wall Street cerrara su jornada del jueves por debajo de los 9.000 puntos, su nivel más bajo de los últimos cinco años y cinco meses.

El dólar cayó, además, a su nivel más bajo en seis meses, en la banda de los 98 yenes, frente a los 101 yenes en los que se cotizaba durante las últimas negociaciones de ayer.

Esta caída de la Bolsa sigue a cuatro jornadas consecutivas de retroceso durante esta semana.