Kate Beckinsale celebra la condena a Harvey Weinstein y desvela su dolorosa historia: "Si quiero un coñ*..."

La actriz Kate Beckinsale, en enero de 2020.
La actriz Kate Beckinsale, en enero de 2020.
Tammie Arroyo / AFF-USA.com / GTRES

Le dieron a conocer la sentencia... y le tuvieron que llevar al hospital.Harvey Weinstein fue llevado al Hospital Bellevue de la ciudad de Nueva York con fuertes dolores en el pecho después de finalizar la sesión judicial en la Corte Suprema en la que se le ha declarado culpable de violación y agresión sexual y ha sido condenado a 23 años de prisión.

No cabe duda de que es una enorme victoria para el movimiento #MeToo y una batalla ganada contra el acoso en Hollywood. Y aunque saben que aún queda un largo camino por recorrer, no son pocas las trabajadoras de la industria de Los Ángeles que han mostrado su alegría por la decisión del tribunal.

Entre todas las actrices que han mostrado su alegría en redes (Mira Sorvino, Ellen Barkin, Jameela Jamil, Rossana Arquette o Mia Farrow), Kate Beckinsale ha sobresaltado a la hora de contar el porqué de su gozo tras "derribar al monstruo" como alguna de ellas definió el momento en el que cayó el que otrora fuera uno de los productores más importantes del cine.

La intérprete de 46 años ha sido de las que ha hablado cuando, tras la condena, han sentido tal alivio y fuerzas para contar su historia alta y clara. Y no es para menos, pues ella misma entra en todo lujo de detalles de un relato que comienza hace casi dos décadas.

"Estas fotos fueron tomadas en el estreno de Serendipity el 5 de octubre de 2001", comienza contando sobre el momento en el que sucedió su escalofriante narración, durante la promoción de esta cinta que protagonizó con John Cusack -aquel mismo año ya había estrenad Pearl Harbor-.

"Todos nos negamos a ir porque celebrar un estreno muy pocas semanas después del 11 de septiembre, todavía con la ciudad llena en humo, parecía la idea más insensible, socialmente cruel e irrespetuosa posible. Pero Harvey insistió", añade, dando cuenta del carácter despótico de Weinstein.

"Cogimos el vuelo a Nueva York y no sé cómo logramos salir airosos. A la mañana siguiente, Harvey me llamó y me preguntó si me gustaría llevar a mi hija de menos de dos años a su casa para jugar con su hija, que tenían entonces una edad similar. Le dije 'ok' pero nada más entrar en su casa, Harvey llamó a la niñera para que se llevase a las niñas a jugar a otra habitación", continúa su historia la actriz de la saga Underworld.

"Yo seguí a mi hija pero me dijo que parase, que me esperara en la habitación con él. Y justo en el momento en el que se cerró la puerta, empezó a gritarme y a llamarme 'puta zorra imbécil' por haber arruinado su estreno", desvela Kate Beckinsale.

"Yo no tenía ni la más remota idea de lo que me estaba hablando y comencé a estremecerme. Él siguió: 'Si organizo una alfombra roja tú te pones un vestido ajustado, mueves el culo y sacudes las tetas, no apareces por allí vestida como una jodida lesbiana, que eres una maldita puta’. Me puse a llorar del shock", reconoce.

"Intenté explicarle lo ocurrido. 'Harvey, la ciudad aún está en llamas, la gente sigue buscando a sus familiares, nadie del equipo sentía que el estreno fuera lo más apropiado y mucho menos el ir vestidos como si fuera aquellos una despedida de soltero'. Pero él me respondió: 'Me da igual, es mi jodido estreno y si quiero un coño en la alfombra roja, eso es lo que consigo'", rememora la actriz que le gritó el productor "muy furioso".

Beckinsale se perdona contando esta historia por algunos años alejada de la industria de Hollywood, de la que se desilusionó: "Me las arreglé como pude para sacar de allí a mi hija y sí, esa fue una de las muchas experiencias que tuve y contra las que no tenía armas para luchar ni denunciar porque no estaba cometiendo ningún delito grave".

"Al final fui yo quien acabó castigada por aquello y por todas las otras veces en las que le dije que no. Fui castigada de manera insidiosa y, al menos en apariencia, irreversiblemente", cuenta, antes de admitir que "escuchar que va a estar encerrado en prisión durante 23 años" le ha supuesto "un enorme alivio".

"Es un gran alivio para mí y en nombre de todas las mujeres que violó o agredió sexualmente, y espero que esto acabe siendo un elemento disuasorio para que ese tipo de comportamiento en esta y en cualquier otra industria no se dé más", afirma.

Para acabar, la intérprete, llama "brava" a Rose McGowan, aboga por cambiar las leyes: "Habiendo dicho esto, los delitos que no son crímenes, el acoso inhumano y el abuso encubierto para los cuales todavía no hay una manera de denunciar clara sin importar a quién se lo cuentes (y yo lo hice) tienen que desaparecer. Espero y rezo para que nosotros, como industria, empecemos a prohibir todos los abusos de poder a cualquier persona, sea del género que sea. Para que podamos exponerlos y eliminarlos para siempre". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento