Calle Platerías
Estado en el que se encuentra actualmente la calle Platerías. PABLO ELÍAS
Las obras en la calle Platerías no tienen fin. Y las molestias a comercios y vecinos, tampoco. La calle que recibió los elogios de Felipe II no acaba de recuperar su esplendor.

Lo último ha sido la colocación, el lunes, de cuatro casetas de obras para los obreros que van a pintar distintas fachadas del casco histórico (en granate y remates en verde) no sólo de esta vía, sino también de las plazas del Ochavo y Corrillo.

Los comerciantes critican que el Ayuntamiento haya elegido esta calle para poner las casetas después de lo que llevan sufriendo los últimos 20 años. «Platerías no se lo merece», afirma rotunda Maribel de Castro, una de las comerciantes. «No creo que el alcalde lo haya aprobado».

Los vecinos están indignados, más después de que la semana pasada retirasen dos andamios de la calle. Ya sólo quedaba «uno perenne», que lleva seis años, veían la luz al final del túnel, y ahora otra vez la calle llena de obstáculos.

"¿Es esa la imagen que queremos dar a los turistas de la Seminci?"
De momento, en Platerías se pintarán tres fachadas en los próximos 15 días, pero las casetas permanecerán allí dos meses. «¿Esta es la imagen que queremos vender a los turistas de la Seminci?», afirma Rosa Rodríguez, propietaria de otro comercio.

Los dueños de establecimientos lamentan que el Consistorio haya pensado que la calle histórica es el sitio donde menos se molesta. «La gente está indignada, es una calle muy machacada donde han cerrado muchas tiendas», lamentan.

"El mejor sitio posible"

La concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, aseguró ayer en la cadena Ser que la Policía decidió la ubicación de las casetas en la calle Platerías por ser el lugar que menos molestias causaba al tráfico. También alegó que es el mejor sitio para la seguridad de los trabajadores. Las casetas estarán en esta calle durante un mes y medio o dos meses como mucho, dijo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID