Un jurado popular ha declarado hoy culpable de asesinato con alevosía, con la atenuante de trastorno mental transitorio, al hombre de 45 años juzgado en la Audiencia Provincial por matar a martillazos a su compañero en un cortijo en obras de Churriana de la Vega (Granada) el 5 de abril de 2006.

Para emitir su veredicto, leído esta tarde en la Sección Primera, los nueve componentes del jurado, que han deliberado durante toda la mañana, han tenido en cuenta lo manifestado en la vista oral por una de las forenses, según la cual el procesado, Juan G.R., aunque "totalmente condicionado por su realidad", sabía el daño que hacía.

Además, como elementos de convicción, han considerado la actitud que mostró tras el crimen el procesado, que avisó él mismo a la Guardia Civil, y lo expresado por el médico y la psicóloga del Centro Provincial de Drogodependencias, quienes lo trataron días antes de lo ocurrido sin notar ningún comportamiento extraño aparente.

El fiscal para él seis años

Tras conocer el veredicto, el fiscal ha solicitado que el enjuiciado sea condenado a seis años de prisión por delito de asesinato con alevosía, pero con una atenuante por sus condiciones mentales.

En el ejercicio del derecho a su última palabra en el juicio el procesado ha vuelto a pedir perdón por lo sucedido a su familia y la del fallecido -Alberto R.G., de 74 años-, a quien ha descrito como "la mejor persona" que ha conocido.

Ayer, la Fiscalía de Granada rebajó de 15 a 6 años su petición de prisión para el acusado, de acuerdo con la enfermedad que padece, aunque no creyó que cuando ocurrió el crimen estuviera "totalmente ido o completamente loco".

Durante el juicio, al acusado aseguró que, de haber estado en su "sano juicio", nunca habría acabado con la vida de su compañero, argumentando que no tenía ningún motivo y que para él la víctima era además "el padre que siempre habría querido tener".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA