La puesta en marcha de la Ciudad de la Justicia, acabó por saturar la zona. La Gerencia de Urbanismo ha dado luz verde a un proyecto que mejora la calidad de vida de los vecinos de Los Pajaritos a costa de dejar al barrio con menos aparcamientos.

La reforma consiste en la remodelación de la calle Cisne (afecta a parte de Tórtola) que pasa por la ampliación de las aceras: de 80 centímetros a 2,30 metros. «Se trata de una zona muy comercial y los vecinos llevaban mucho tiempo pidiéndolo», afirma la edil del ramo, Isabel Nieto.

No obstante, la actuación supone sustituir los aparcamientos en batería (ya ocurrió en un tramo de la calle Cisne con las obras de la tercera fase de Constitución) por aparcamientos en línea.

La intervención se traduce en la reducción de plazas de aparcamiento en un barrio que se ha visto desbordado por los trabajadores de los juzgados, hospitales y servicios públicos del entorno.

Escuela de Flamenco

Por otra parte, la Gerencia acondicionará el edificio municipal de Joaquina Egüaras para acoger la sede de la Escuela de Flamenco (a espaldas del centro de mayores) y vallará las instalaciones deportivas de Casería de Montijo.