Carlos Enrique Mina y Carol Viviana Benujumea, dos de los acusados de matar presuntamente a José Luis Viéitez Fernández, de 20 años, conocido como Josiño, han pedido hoy perdón a sus familiares, pero la madrina del fallecido reprochó dentro de la sala judicial que a la familia se le quitó una vida. El momento más tenso, durante el último turno de palabra de los tres acusados, se vivió cuando Carol Viviana, de pie y ante la jueza de la sección quinta de la Audiencia Provincial en Vigo, dijo "si tengo que pedir perdón a la familia lo pido", a lo que la madrina de Josiño exclamó "¡Que te perdone Dios, hija, a nosotros nos han quitado una vida!".

Carol Viviana se giró hacia la familia cuando pidió ese perdón, mientras que su hermano, John Harby -otro de los acusados- se limitó a decir que era inocente y Carlos Enrique también reclamó perdón. La acusada alegó, durante su última intervención, que el botellazo que propinó sobre la cabeza de la víctima fue por defender a su hermano, pero que en ningún momento quiso "buscar" la muerte del fallecido. Ninguno de los tres acusados contestó preguntas de la acusación y la fiscal y se limitaron a responder a las cuestiones formuladas por sus abogados defensores.

La cuarta jornada de la vista oral, iniciada el pasado lunes, sirvió para que el Ministerio Fiscal y la acusación particular se reafirmaran en pedir 15 años de prisión a cada uno de los acusados, por un presunto delito de homicidio con abuso de superioridad. Ambas partes coincidieron en afirmar que los tres son coautores del crimen, porque los tres "consintieron" acabar "conjuntamente" con la vida de Josiño, que tenía 20 años.

Para las acusaciones, Carlos Enrique es el autor material de las puñaladas potencialmente mortales del corazón y del pulmón, mientras que las del costado fueron asestadas por John Harby. En cuanto a Carol Viviana, sólo dio un botellazo en la cabeza a la víctima, pero, insistieron, en que en ningún momento pidió a los otros que cesaran en el ataque y consistió el mismo. La acusación particular ve en Carol Viviana la "jefa" de ese ataque, en concreto, la persona que "la lía", ya que se dedicó a inducir a los otros acusados a que acabasen con la vida de Josiño.

"Los tres acusados actuaron de manera conjunta, consintiendo el ataque y sin impedirlo", defendió la fiscal, quien aseguró que el móvil del crimen es la "crueldad" de los tres acusados. "Hay gente que no sabe vivir en sociedad", subrayó la fiscal, al tiempo que agregó que sentirse desadaptado -por ser colombianos- "no puede explicar un crimen". Acusación y fiscal criticaron que la defensa de los tres acusados insistiera estos días de vista oral en que el ataque fue un "error de juventud" e, incluso, una "trastada", pero la fiscal se mostró tajante "un error de juventud es consumir drogas, pero no matar a alguien".

Las acusaciones recordaron que los tres acusados iban armados y que, en cambio, Josiño no, con lo que no pudo defenderse. Ninguna de las partes de la acusación contempla atenuantes para la rebaja de la pena que se solicita a los acusados, el arrebato, la posible confesión, la alteración psíquica, la legítima defensa ni el miedo insuperable.

Por su parte, las defensas reafirmaron también sus peticiones. La de Carlos Enrique pide 3 años de cárcel por un delito de lesiones con los atenuantes anteriormente citados, mientras que la de John Harby pide su libre absolución por, en su opinión, no haber quedado mostrado que le apuñaló en el costal. como aseguran las acusaciones. Con respecto a Carol Viviana, su abogado defensor pide sólo 3 meses de reclusión, porque en ningún caso, sostuvo el letrado, tuvo intención de matarle con la botella, sino que quiso defender a su hermano y a ella misma de una agresión que, dijo, le propinó la víctima a la acusada.

Los abogados defensores pusieron en duda los testimonios de los porteros que la noche de autos presenciaron el ataque. En concreto, el de Carlos Enrique recordó que estos estuvieron influenciados por las noticias aparecidas en los medios de comunicación durante los días sucesivos al suceso. Las defensas coincidieron en relatar que en ningún momento los tres acusados planearon matar a Josiño, sino que la "casualidad" quiso que volvieran a toparse con él y que la agresividad de la víctima fue la que desató el fatal desenlace.

También pidieron, las defensas, al jurado popular que analizaran lo ocurrido por separado y de manera individual, pero nunca de manera conjunta, como defienden las acusaciones. Tras la vista de hoy el jurado comenzará las deliberaciones con el fin de elaborar un objeto de veredicto, que harán público en cuanto lo tengan.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO