La última conversación entre los duques de Sussex y los de Cambridge, al descubierto por una lectora de labios

Los duques de Sussex y Cambridge.
Los duques de Sussex y Cambridge.
EUROPA PRESS

Hacía tiempo que se venía barruntando cómo sería la conversación entre los Windsor cuando se encontrasen después del ya conocido como Sussexit.Y por fin se ha dado, con la ventaja de que una lectora de labios ha sido capaz de descifrar cuál fue la última charla entre Meghan Markle y el príncipe Harry con los duques de Cambridge.

Fue el lunes, en la abadía de Westminster con motivo de la celebración de la misa por el Día de la Commonwealth, un escenario que bien podría ser el último compromiso oficial al que asisten los duques de Sussex, así como la primera vez que los miembros más célebres de la familia real británica coinciden públicamente en el mismo lugar en cerca de tres meses.

Varios han sido los medios y tabloides ingleses que han intentado desentrañar cuáles fueron las palabras que intercambiaron Harry y Meghan con Kate Middleton y el príncipe Guillermo cuando estos llegaron y a la espera de que apareciese su abuela, la reina Isabel II.

Y por lo que parece no fue demasiado cálida la acogida ni el reencuentro. Los duques de Cambirdge estaban de espaldas a las cámaras cuando les saludan, así que es imposible saber con certeza qué se dijeron exactamente, aunque Meghan Markle les interpela con un amable y suave "Hey!".

Sin embargo, una vez el heredero y su esposa se han sentado, el príncipe Harry se dirige a su esposa y madre de su hijo Archie y le dice con cierto abatimiento y aflicción "Únicamente me ha dicho 'Hola, Harry'; eso es todo", a lo que Markle responde asintiendo sin perder la sonrisa consoladora para su marido.

Los duques de Cambridge y Sussex, en marzo de 2020.
Los duques de Cambridge y Sussex, en marzo de 2020.
Phil Harris/ Daily Mirror/ GTRES

Su hermano mayor, por contra, no parece tan preocupado de la relación como Harry, que sí que quedó más pesaroso y pensativo. Guillermo se mostró intranquilo por otro tema y así se lo hizo saber a Kate Middleton cuando se giró a hablar con ella.

"Todo este asunto del apretón de manos es un poco extraño. Vamos a tener que ponernos un montón de gel de manos después de esto", le aseguró el príncipe a su esposa, sobre todo ahora que la medida general es inclinar la cabeza y mirar sonriendo para evitar el contacto como forma de protección ante el coronavirus.

Durante la misa los cuatro estuvieron pendientes de los actos en el estrado y no se dirigieron la palabra y, al acabar el evento, con un metro de separación entre ellos, enfilaron la salida y aunque saludaron a los invitados que correspondían a cada familia, sendas parejas se metieron en sus respectivos coches y se alejaron, sin dar pie a ninguna otra charla en el presumible último día de vida oficial de los duques de Sussex.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento