Españoles en Italia tras el cierre por coronavirus: "La situación en España cada vez se parece más a la de aquí"

Iria González, española en Milán (Italia).
Iria González, española en Milán (Italia).
I.G.

“Cada día hay una ley nueva, un cambio nuevo”, dice Iria González, una española que se encuentra viviendo actualmente en Italia, donde el Gobierno ha restringido el movimiento en todo el país para contener el virus que ya ha dejado 827 fallecidos y 12.462 contagiados confirmados.

Iria es Educadora Social y se mudó hace dos meses a Milán para buscar trabajo, encontrándose de lleno con la situación de crisis a la que se está enfrentando el país italiano por el coronavirus. Ella y su novio se dieron cuenta de la magnitud del problema este fin de semana, cuando estaban esquiando y recibieron la noticia de que la región de Lombardía se iba a cerrar.  "Tuvimos que volver corriendo", cuenta la española explicando que "la ciudad estaba desierta" cuando volvieron.

Una vez ya en casa, el primer ministro italiano dio otro comunicado diciendo que "cerraba todo. Italia no tenía salida". Fue en ese momento cuando tuvieron que plantearse si volver a España o quedarse en Milán, pero les preocupaba poder contagiar a sus familiares más mayores y decidieron quedarse. "Además, si íbamos teníamos que estar 15 días en cuarentena y la situación en España cada vez se está pareciendo más a la de aquí", cuenta González. 

"Yo iba a empezar en un trabajo para el que ya me habían hecho una entrevista y me llamaron para posponerlo hasta el 3 de abril", relata Iria, que ha ido viendo cómo poco a poco "han ido cerrando locales". "A las seis de la tarde no encontrabas nada abierto, menos algunos supermercados, panaderías y farmacias".

"El italiano ya es muy consciente"

Giuseppe Conte, el primer ministro italiano, anunció este miércoles el cierre de todos los negocios, menos supermercados y farmacias, recomendado a todos los ciudadanos que permanecieran en casa para evitar la propagación del virus. 

No obstante, a pesar del anuncio del cierre de los comercios, Iria asegura que "los restaurantes permanecen abiertos para la comida a domicilio".

"El italiano ya es muy consciente", explica señalando que todos han empezando a tomar medidas de precaución cuando salen a la calle. "Las personas dejan cierto espacio entre ellos a la hora de hablar y casi todos llevan mascarillas y guantes".

"Ayer estaba haciendo la compra y de repente un hombre se me acercó un poco más y le llamaron la atención, porque por ley hay que dejar unos metros de distancia"

Según cuenta la española, los ciudadanos italianos cada vez son más conscientes de la situación y de la necesidad de ser responsables para poder contener la propagación del virus. "Ayer hice una cena en casa por mi cumpleaños y un amigo llamó para decir que no venía por si acaso se contagiaba o contagiaba él a alguien sin saberlo".

Puerta de una panadería en Milán, donde los clientes tienen que ir pasando de uno en uno para comprar.
Puerta de una panadería en Milán, donde los clientes tienen que ir pasando de uno en uno para comprar.
I.G.

"Esta última semana, cada día ha habido una ley nueva, un cambio nuevo", explica González confesando que se están dando cuenta de que "esto va en serio". "Lo peor de todo es que ves que a España le está pasando lo mismo que a Italia y que no están haciendo nada. Sí, han cerrado colegios y universidades, pero aquí cerraron colegios, universidades, gimnasios y discotecas. A la vez", cuenta preocupada por que España acabe "como Italia, o peor".

El virus está afectando a la economía mundial, pero sin duda uno de los sectores más afectados está siendo el del turismo y ocio. González ha mantenido conversaciones con algunos profesionales de la hostelería que se muestran preocupados por los efectos que ya está teniendo el COVID-19 en sus negocios. 

En el hotel de al lado de su casa -en el centro de Milán- tan solo hay dos personas hospedadas, y un camarero de un restaurante cercano les contóque "esta época era una de las mejores que tenía la ciudad en cuanto a turismo".

"Hay mucha incertidumbre"

Alejandro, el novio de Iria, trabaja en el departamento de finanzas de una empresa multinacional americana y en su empresa han ido estableciendo medidas de precaución "poco a poco".

"Al principio teníamos la opción de elegir entre teletrabajo o ir a la oficina, pero mediante avanzaban los días iban mandando más comunicados. Si viajábamos en transporte público no podíamos ir a la oficina y si habíamos estado en contacto con personas de zonas más afectadas, tampoco", cuenta el español.

Posteriormente, empezaron a "condicionar la oficina" con medidas como evitar reuniones de más de tres personas, mantener una distancia de un metro o instalar geles desinfectantes en varias zonas. "Y ya a partir de la semana pasada, cierre total de la oficina. Solo hay una persona en recepción y todo el mundo está haciendo teletrabajo".

Desde la empresa de Alejandro están gestionando la crisis y viendo cómo pueden actuar porque asegura que "hay mucha incertidumbre", sentimiento ya generalizado entre todos los ciudadanos de Italia, un país paralizado por el virus que amenaza con colapsar los sistemas sanitarios. 

España cada vez más cerca a la situación en Italia

El exprimer ministro italiano Matteo Renzi, en una entrevista con El País, asegura que España va de camino a encontrarse en la misma situación que Italia y señala que "las medidas que hoy está tomando Italia dentro de poco tendrán que tomarlas España y otros países europeos".

Asimismo, ha confesado que "la experiencia de italia" servirá al resto de países europeos "para aprender tanto de las cosas que han funcionado, las cuarentenas y ampliar las restricciones a todo el país, como de los errores cometidos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento