Billetes de euro.
Las entidades financieras españolas son muy seguras. ARCHIVO
El Gobierno español y el comunitario han ampliado la garantía de nuestros ahorros a 100.000 euros por persona y entidad, un 'colchón' que respondería ante los ahorradores si su entidad financiera fuese a la quiebra.


Pero, ¿qué pasaría si pese a todo se empieza a sacar el dinero de los bancos por temor a esa quiebra? Hemos trasladado la pregunta a Miguel Ángel Torres, subdirector de formación de la Cámara de Comercio de Madrid.

Ese pánico no se va a desarrollar en España

"No sería soportable, supondría una quiebra bancaria inminente", asegura este experto que, sin embargo subraya que con las garantías anunciadas a los ahorradores "no es lógico" que se produjera un rescate de los ahorros generalizado. "No tiene sentido guardar los ahorros debajo del colchón. Ese pánico no se va a desencadenar en España", asegura.

Torres explica a 20minutos.es que "ninguna entidad bancaria soportaría algo así". "No se puede hacer frente a un pánico generalizado porque las entidades no tienen dinero suficiente".

Torres recuerda que en la economía moderna no se tabaja con papel moneda, es decir, con dinero contante y sonante, se trabaja con anotaciones. Aún así, recuerda, los bancos tienen una reserva obligatoria que en ningún caso sería suficiente para hacer frente a una situación de pánico generalizado.

Cualquier ahorrador que quiera retirar sus ahorros, puede hacerlo en el momento si no son más de 3.000 euros
Pese a todo, cualquier ahorrador que quiera retirar sus ahorros, puede hacerlo en el momento si la cantidad no supera los 3.000 euros (si la cantidad es mayor, el banco o caja debe ser avisado para disponer de la cantidad). Otro truco para quien tenga dudas es repartir los ahorros entre dos entidades o poner un segundo titular en la cuenta: así el Fondo de Garantía respondería con 100.000 euros por cada persona y por cada producto financiero.

Un caso así lo sufrió el banco británico Northern Rock. En septiembre de 2007 los clientes acudían en masa a retirar sus ahorros después de conocerse que la entidad hipotecaria se vio obligada a recurrir a un préstamo de urgencia del Banco de Inglaterra para hacer frente a sus problemas de liquidez.