José Luis Rodriguez Zapatero
El presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero. (EFE) EFE

El Gobierno anunció un plan de ayuda a la economía española que pasa por comprar "activos de máxima calidad", en palabras del presidente Zapatero, a bancos y cajas hasta un máximo de 30.000 millones de euros. El  Consejo de Ministros del viernes aprobará la medida y entonces se conocerán más detalles de una actuación que ahora genera muchas dudas.

El objetivo del Gobierno es que los bancos den más créditos

1 - ¿Servirá para que los bancos den más créditos?
Es la gran duda. Es el objetivo del Gobierno: que haya más dinero en circulación y que las pymes puedan acceder a unos préstamos que ahora los bancos les deniegan. Sin embargo, la letra pequeña tendrá que definir cómo se hará, puesto que las entidades financieras pueden estar tentadas de usar ese dinero para aliviar sus cuentas de resultados. En principio, se les impondrá que sean nuevas emisiones (créditos).

2 - ¿Afectará al gasto público?
Lo gestionará el Tesoro, que emitirá deuda pública para financiarlo. De este modo, no lastra ni afecta a las cuentas del Estado, que podrá mantener las previsiones de gasto que se habían incluido en el proyecto de presupuestos para 2009.

3 - ¿El contribuyente lo notará de alguna manera?
No debería. No se hace con dinero del Estado, sino con los propios títulos que venderá el Tesoro. La clave está en saber si el margen que obtenga tras vender los activos adquiridos compensa los intereses que da a los compradores de los bonos de deuda (de media en 2008, un 4,25%).

La deuda pública llegará al 41% del PIB, lejos del 59% de media en la UE

4 - ¿Puede el Estado sufrir un excesivo endeudamiento?
Según los datos conocidos ayer, después de esta medida la deuda pública llegará al 41% del PIB, lejos del 59% de media en la UE o del 100% de otros países como Italia.

5 - Si se dice que los bancos están bien, ¿por qué se les ayuda?
Ésta debería ser  una medida que provoque una reactivación de la actividad crediticia. Pero la pregunta resulta coherente: la falta de liquidez ha forzado una intervención pública, lo que evidencia que hay problemas. En el mundo financiero ya se da por hecho que en 2009 se verán fusiones de cajas pequeñas, demasiado entrampadas por la falta de liquidez y que hay entidades que esconden niveles de morosidad muy superiores a lo que reconocen.