La Bolsa japonesa repuntaba 0,49% a las siete de la mañana (hora española) tras un inicio de jornada a la baja.

En la última sesión el Nikkei perdió casi un 10%

El principal índice del parqué japonés abrió su sesión perdiendo un 0,56%, pero a media sesión rebotaba hasta los 1,25%.

La Bolsa nipona sufrió ayer una de las jornadas más negras de su historia al perder casi un 10%.

Esta subida podría deberse a la decimoséptima inyección de capital al mercado financiero que el Banco de Japón realizó este jueves. Esta vez el montante de la operación es de cuatro billones de yenes (39.781 millones de dólares).