El Ayuntamiento de Vila-sacra ha echado de la rotonda de la entrada del municipio a una prostituta lanzando desinfectante Zotal, un producto de fuerte olor y de uso ganadero. La alcaldesa del municipio, Carme Barceló, reconoce que se trata de una medida "impopular" y "drástica" pero que
continuará aplicándola hasta que se regule la prostitución.

Sé que con esta medida no se arreglará el problema de la prostitución en la carretera

Barceló ha explicado que antes del Zotal, ella misma habló con la chica para convencerla de que se colocara en la segunda rotonda, más alejada del municipio, pero ésta se negó de "malas maneras". Desde este verano, una prostituta se coloca en la primera rotonda de la entrada de Vila-sacra, en la carretera de Figueres a Roses.

"Me dijo que yo no era nadie para decirle dónde se tenía que poner", comenta la alcaldesa de la localidad. Por esta razón y ante "la impotencia" de llegar a un acuerdo, se decidió lanzar desinfectante Zotal, un producto de fuerte olor que tiene un uso ganadero, en la primera rotonda para obligarla a marcharse.

Regular la prostitución

Actualmente, la prostituta ejerce en la segunda rotonda. "Sé que con esta medida no se arreglará el problema de la prostitución en la carretera ni tampoco la mala imagen que demos a nuestros visitantes", reconoce a la alcaldesa. Con todo, se continuará aplicando esta medida hasta que se consiga, tal como ha indicado Barceló, que el gobierno central y el Parlamento se decidan a regular la prostitución.

"En este tema hay un doble discurso. Yo no tengo ningún problema con la prostitución, sí que lo tengo con el hecho de que no esté regulada. Tenemos unos políticos, un Parlamento y un Congreso en Madrid que se tendrían que poner las pilas y abrir los ojos a esta realidad", ha dicho la alcaldesa de Vila-sacra.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIRONA