Un varón de 40 años de edad, identificado como JM.I.QU., fue detenido ayer en Leioa (Bizkaia), acusado de un delito de desobediencia grave a los agentes, tras insultar al empleado de una gasolinera y defecar en el establecimiento y en el interior del coche patrulla, según informó el Departamento vasco de Interior.

El incidente se registró a las once y media de la pasada noche cuando el empleado de una gasolinera de Leioa solicitó la presencia de la Ertzaintza, debido a que un cliente le estaba insultando y molestando.  

El detenido se molestó porque tenía que pagar a través de la ventanilla de seguridad

Según el empleado, el cliente, muy alterado, comenzó a insultarle ya que no le abría la puerta del establecimiento y debía abonar el importe del repostaje a través de una ventanilla por razones de seguridad. Estas condiciones molestaron al conductor que comenzó a insultar al empleado y aporrear la puerta del local.

Una patrulla de la Ertzaintza se trasladó al lugar y solicitó al cliente que se identificara. Sin embargo, hizo caso omiso a los requerimientos de los agentes por lo que fue informado de que si continuaba con su actitud podría incurrir en un delito. Ante su reiterada negativa a facilitar su filiación procedieron a su arresto.

En ese momento, el detenido pidió ir al servicio del establecimiento. Poco después el conductor salió de los baños desnudo de cintura para abajo y comenzó a defecar en el exterior de la gasolinera. Esta actitud continuó en el interior del vehículo policial que lo trasladó a dependencias policiales.

El arrestado fue trasladado a dependencias policiales para realizar las correspondencias diligencias y será puesto a disposición judicial en las próximas horas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO