Aumentan a 11 los presos muertos en Italia debido a los motines a causa del coronavirus

  • Los reclusos piden reducir el número de internos en los centros con "medidas de clemencia" como indultos.
  • Las protestas comenzaron el domingo a raíz de las restricciones de visitas de los parientes para prevenir contagios.
[MISSING]binding.image.description
Seis presos de la cárcel de la ciudad italiana de Módena han muerto en medio de una revuelta surgida como protesta por las restricciones por la crisis del coronavirus, y que ha llegado a otras prisiones del país, confirmaron hoy fuentes gubernamentales.El motín en Módena comenzó contra las restricciones en el régimen de visitas impuestas por el Gobierno italiano para tratar de contener la propagación del coronavirus, que ya suma en Italia 366 muertos y 6.387 contagiados, sobre todo en el norte del país.

Los motines registrados entre el domingo y el lunes en Italia por las restricciones en el régimen de visitas a causa de la emergencia del coronavirus que vive el país dejaron once presos muertos, confirmó este martes el Ministerio de Justicia italiano.  

De los once fallecidos, ocho de ellos residían en la cárcel de Módena, al norte del país. La mitad de ellos lo hicieron en la propia prisión mientras que los otros cuatro fueron trasladados previamente a otros centros debido a las revueltas, donde murieron a lo largo del día. 

Los otros tres reclusos restantes murieron en la zona central del país, en la región de Rieti, donde también hay otros diez internos ingresados

Todas las muertes se produjeron después de que los presos consumieran fármacos y estupefacientes tras saquear la enfermería de sus cárceles, según las primeras indagaciones. Las autoridades judiciarias han ordenado custodiar los cadáveres para esclarecer las circunstancias de los fallecimientos. 

Las protestas se produjeron entre el domingo y el lunes después de que el Gobierno decretara una serie de medidas para contener el avance del coronavirus, que ya ha infectado a casi 8.000 personas y causado la muerte a 463, sobre todo en el norte del país.  

Los presos se quejaban de las restricciones en el régimen de visitas y la situación derivó en violentas revueltas en una veintena de cárceles de todo el país. Este martes siguen los disturbios en la penitenciaría de Boloña, al norte, donde se han ocupado algunas áreas, mientras que Foggia, en la zona sur, lograron escaparse 50 presos y ya han sido capturados 22, algunos vinculados con la criminalidad organizada, según los medios.  

Mientras se mantienen algunas protestas en varias cárceles de todo Italia, la Fiscalía de Milán ha abierto una investigación sobre las revueltas en la cárcel de San Vittore, en la que algunos reos subieron al tejado y dieron fuego a las instalaciones, y se han producido delitos como saqueo, devastación y resistencia a la autoridad.

El garante de los presos italianos, Stefano Anastasia, reconoce en una entrevista en La Repubblica que el "detonante" fueron las restricciones de las visitas de los familiares en las penitenciarías para evitar eventuales contagios en su interior.  

Por último, subrayó que "es necesario reducir el número de presos" dado el actual abarrotamiento de las cárceles italianas por lo que apostó por una "medida de clemencia", de indulto en algunos casos, aunque no lo ve factible por una cuestión de interés "político".   

Mostrar comentarios

Códigos Descuento