Hospital Puerta del Hierro
Hospital Puerta del Hierro JORGE PARÍS

El hospital Puerta de Hierro-Majadahonda funciona a medio gas. Una semana después de su inauguración, no sólo mantiene derivadas las urgencias que requieren la hospitalización de los pacientes a los hospitales de La Paz, el Clínico y la Jiménez Díaz, sino que servicios básicos como radiología, radioterapia y medicina nuclear no funcionan; hay plantas completamente cerradas (la -1); falta material (sillas de recepción en urgencias) y la mayor parte de sus 613 camas permanecen desocupadas.

La Consejería de Sanidad, a través de su página web, asegura que, a fecha 6 de octubre de 2008, el hospital Puerta de Hierro-Majadahonda ha ingresado a un total de 136 pacientes. Fuentes oficiales del centro confirmaron ayer que "se están ingresando pacientes con total regularidad". Pero 20 minutos comprobó ayer la existencia de importantes carencias en el centro.

Durante toda la mañana de ayer ninguna ambulancia ni UVI con enfermos graves, de los que requieren ser ingresados, arribó ayer al centro. Según reconocieron trabajadores del hospital Clínico, "hasta nueva orden seguimos recepcionando aquí a los pacientes graves del Puerta de Hierro". Sólo pacientes a bordo de coches particulares llegaban ayer hasta el hospital.

Once horas de espera

Un ejemplo de la limitación de los ingresos en el nuevo hospital lo constituye el padre de Pilar (el nombre es ficticio a petición de la familia), que ingresó por urgencias el pasado domingo. El enfermo continuaba ayer, dos días después, en los boxes de urgencias a la espera de una mejoría en su estado. «Algunos de los médicos nos han dicho que no lo trasladan a planta porque los ingresos están restringidos (limitados)», contaron ayer a este periódico a las puertas del centro, angustiados por las posibles "represalias".

Mejor suerte corrieron una pareja de ciudadanos marroquíes que ayer abandonaban las urgencias hacia las dos de la tarde. "Llevamos once horas aquí, pero nos han tratado muy bien", decían.

Las ambulancias no llegaban ayer al Puerta del Hierro. Los pacientes tenían que ir en sus coches.

Pero entre el resto de pacientes los ánimos estaban mucho más caldeados. "Ahora ya no va a tratarnos el médico de siempre, que nos citemos y a ver que pasa", contaba un matrimonio. Y otra mujer aseguraba haber presenciado la salida en plena noche de una parturienta que había ingresado por urgencias horas antes.

Y personal del centro asegura que radiología, radioterapia y medicina nuclear aún no funcionan porque "no hay permiso del Centro de Seguridad Nuclear", explicaron

Mientras, el consejero de Sanidad aseguraba ayer que la única protesta que ha recibido ha sido referente a una "televisión de plasma mal sintonizada en una habitación".